Publicidad

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 30 años de cárcel a los miembros del grupo terrorista Grapo José Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez Méndez por el secuestro del empresario Publio Cordón en el verano de 1995.

El tribunal les considera responsables de un delito de detención ilegal sin dar razón del paradero de la víctima, cometido dentro de la actividad de una organización terrorista. Los jueces explican que Teijelo y Gómez Méndez se encargaron de custodiar la vivienda de la localidad francesa de Lyon donde permaneció secuestrado casi un mes.

Sin embargo, la Sala no ve elemento objetivo alguno que corrobore la acusación de homicidio por omisión, ya que la búsqueda infructuosa del cadáver de Cordón impide concluir que falleciera de la forma en que describió Fernando Silva Sande, el ‘grapo’ que lleva colaborando en este caso con la Guardia Civil.

Según este miembro de la organización terrorista, tras varias semanas en cautiverio Cordón se cayó del tejado de la vivienda de Lyon y falleció sin que le socorrieran.
La sentencia contra Teijelo y Gómez Méndez se añade a las anteriores por las que se condenó a otros responsables de los GRAPO por el secuestro del empresario zaragozano, al tiempo que se detallan las condiciones en las que la víctima permaneció durante sus últimas semanas de cautiverio y de vida.

Por otro lado, la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha reconocido el derecho de la familia de Publio Cordón a recibir la indemnización de más de 300.000 euros por el secuestro del empresario zaragozano que aún no se le ha otorgado.

La familia de Cordón habían presentado un recurso contra la resolución de marzo de 2016 de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo que limitaba la cuantía indemnizatoria a 1.536 euros para la mujer y 8.831 para cada una de sus hijas. Interior aplicaba así una indemnización restrictiva, de acuerdo con la Ley 32 /1999 de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo cuando se refiere a secuestro.

Además, también se ha conocido que el miembro del grupo terrorista GRAPO Fernando Silva Sande, que lleva colaborando con la Guardia Civil desde 2008, ha rectificado y ahora asegura que tras el fallecimiento del empresario Publio Cordón mientras estaba secuestrado llevaron el cadáver a los Pirineos y no a Mont Ventoux como siempre había mantenido.

Así lo ha indicó Silva Sande en una carta que envió recientemente al tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó hace un mes a dos antiguos compañeros suyos de la organización terrorista, José Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez Méndez, por el secuestro del empresario zaragozano en el verano de 1995.

Desde que empezó a colaborar con la Guardia Civil, Silva Sande había mantenido que los responsables del secuestro, incluido él, llevaron el cadáver a Mont Ventoux, en los Alpes, para enterrarlo, pero los restos de Cordón nunca han aparecido.

Hechos probados

En el relato de hechos probados, los jueces cuentan cómo el grupo terrorista decidió secuestrarle “con la finalidad de financiar sus actividades”, por lo que un comando compuesto por José Ortín Martínez, Enrique Cuadra Echeandía y Fernando Silva Sande, ya condenados por estos hechos, se encargaron de la ejecución material, en tanto que otra de las condenadas anteriormente, Concepción González Rodríguez, se encargó de las labores de vigilancia sobre la víctima.

Según la sentencia, Teijelo y Gómez Méndez custodiaron la vivienda de Lyon, que ambos habían alquilado un mes antes del secuestro presentándose a la propietaria como un matrimonio de profesores españoles de francés. Teijelo presentó un DNI falso a nombre de José Luis Monforte.

Allí, Publio Cordón fue encerrado en un armario empotrado situado en la buhardilla. Le permitieron escribir cartas a su familia, las cuales, tras ser “fiscalizadas y censuradas” eran “repartidas en dos sobres, uno de los cuales fue cerrado por Gómez Méndez”. A la tercera semana, desapareció.

FuenteEuropa Press
Compartir