Trabajadoras-del-campo
Los trabajadores de Agricultura, ganadería y silvicultura fueron los que registraron uno de los salarios más bajos. / Juan MARTIN
Publicidad

“Es indiscutible que desde hace unos años y, especialmente desde la aprobación de la reforma laboral de 2012, las rentas derivadas del trabajo han perdido peso en la economía de España y en mayor medida todavía en la de Castilla y León, tanto por la pérdida de empleo como por el recorte salarial que se ha producido. Un recorte que ha estado motivado principalmente por la precarización laboral a la que se ha sometido a una inmensa parte de los trabajadores”. Esta es la principal conclusión de Comisiones Obreras en su análisis de los salarios de la Comunidad, elaborado con los datos definitivos del año 2016 de la Agencia Tributaria (AEAT).

Unos datos que no son muy alentadores para los trabajadores segovianos, ya que la provincia cuenta con el tercer salario medio más bajo de toda Castilla y León, con 17.097 euros anuales —solo fue más bajo en Zamora, con 15.836 euros; y Ávila, con 15.969 euros—. Y eso a pesar de que en 2016 las retribuciones laborales se incrementaron un 0,5 por ciento en relación al ejercicio anterior. Aunque peores datos registraron las mujeres, ya que su salario fue 2.000 euros anuales más bajo que el de los varones, quedándose en 15.040 euros, lo que supone el 79,8 por ciento del sueldo masculino.

Por sectores laborales, los mejor pagados cuadriplicaron a los más bajos. Así, los trabajadores de Entidades financieras y aseguradoras tenían un salario medio de 32.802 euros anuales; mientras que los empleados de Otros servicios personales y de ocio se quedaron en 8.801.

Entre los mejor compensados están trabajadores del sector de Información y comunicaciones, con 27.121 euros anuales de media; los de Industria extractiva, energía y agua, con 23.072 euros; y los de Servicios Sociales, con 22.073 euros. También está por encima del salario medio el que percibieron en 2016 los empleados de Industria, con 19.328 euros.

Ya por debajo se quedaron en 2016 los trabajadores del sector de Construcción y actividades inmobiliarias, con un salario medio de 16.502 euros anuales; los de Comercio, reparaciones y transporte, con 15.639 euros; y los de Servicios a empresas, con 13.222 euros. Los empleados con los sueldos más bajos en el último ejercicio fueron los del campo, con una media de 10.429 euros y los de Otros servicios, con 8.801 euros.

Teniendo en cuenta las retribuciones de 2015, los sueldos se incrementaron en todos los sectores —la subida media fue del 0,5 por ciento—, excepto en el Servicios Sociales, en el que bajaron un -0,6 por ciento. En el campo subieron un 4,4 por ciento; en Construcción y actividades inmobiliarias, un 4,0 por ciento; en Otros servicios personales y de ocio, en 2,5 por ciento; en Industria extractiva, energía y agua, un 1,6 por ciento; en Industria y en Comercio, reparaciones y transporte, un 1,2 por ciento; en Servicios a empresas, un 0,9 por ciento; en Información y comunicaciones, un 0,8 por ciento; y en Entidades financieras y aseguradoras, un 0,5 por ciento.

Atendiendo a la edad de los empleados, se nota un aumento progresivo del salario en relación con la edad. Así, los menores de 18 años que trabajaban apenas percibieron 1.117 euros anuales en 2016; y los jóvenes de 18 a 25 años cobraron una media de 5.857.

Aquellos que tenían entre 26 y 35 años percibieron un sueldo medio de 14.024 euros; fue de 18.767 para los trabajadores de 36 a 45 años; y de 20.639 para aquellos de 46 a 55 años. Los salarios más altos fueron para los trabajadores de entre 56 y 65 años, con 21.766 euros anuales de media. Por último, el informe de CCOO recoge que los mayores de 65 años que seguían teniendo un empleo percibieron una media de 5.451 euros.

Propuestas de CCOO

A la vista de estos datos, desde CCOO de Castilla y León “entendemos que la situación de las personas asalariadas es preocupante, tanto si están en activo como si son pensionistas, y que se requieren medidas urgentes e intensas, tanto a nivel de la Comunidad como fundamentalmente del Estado, para restituirla a la situación anterior a la crisis y al momento en que se adoptaron políticas de austeridad económica basadas en la precarización laboral y en el recorte de la políticas públicas”.

Para ello, el sindicato hace algunas propuestas, entre las que destaca en primer lugar “derogar las reformas laborales que tantos perjuicios han ocasionado tanto a las personas como a la economía en general; y sustituir la actual legislación laboral por un modelo de relaciones laborales, pactado entre los agentes sociales y económicos, que corrija el desequilibrio existente desde ellas a favor de las empresas”.

Asimismo, pide un incremento del Salario Mínimo Interprofesional y que se intensifiquen las políticas de estímulo en sectores que permitan que la reactivación de la economía se traslade a la creación de empleo de calidad, así como el desarrollo de políticas activas de empleo.

Compartir