Publicidad

“Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”. El dicho popular bien puede definir la actuación del Naturpellet Segovia Futsal en el Palacio de los Deportes de Murcia, en la que fue la tercera visita al dentista tras las que ha realizado en la primera vuelta de la competición a las pistas de Inter y FC Barcelona, y a la que bien se podría sumar la realizada a la cancha del Osasuna Magna. La realidad es que la distancia entre la plantilla segoviana y la de los cuatro primeros de la clasificación es amplia, y más cuando el conjunto de Diego Gacimartín tiene casi tantos jugadores sanos, como lesionados.

Sin Alvarito, sin Álex Fuentes y sin Sergio, y con Borja Blanco entre algodones al igual que Carlos Muñoz, se plantó el equipo segoviano en el Palacio de los Deportes para medirse a un oponente que va hacia arriba tras un inicio algo extraño. Pero ElPozo siempre es ElPozo, y no tardó en dar muestra de su juego ofensivo. Ya en el primer minuto, Pito dispuso de la primera ocasión del partido que Cidao se encargó de rechazar. Sin embargo, el portero no pudo evitar el primer tanto rojillo en un autogol de Buitre, tras una gran jugada de Andresito. Sin excesivo tiempo para reaccionar, el Naturpellet volvió a encajar un nuevo gol, obra de Marinovic al rematar en el segundo palo una buena asistencia de José Mario.

EL PEOR DE LOS ESCENARIOS

El equipo segoviano se movía en el peor de los escenarios, con su oponente colocándose con ventaja en el marcador, y obligando a hacer un esfuerzo mayor a un equipo con pocas rotaciones. En el ecuador del primer tiempo llegó el tercero de la noche para los locales. Andresito aprovechó un perfecto pase de Piqueras para hacer el 3-0.

Fue a partir del tercer tanto local cuando pareció resurgir el Naturpellet, que intensificó su presencia ante la portería de Fabio. Fruto de ello llegó el 3-1, cuando Buitre resolvió perfectamente una acción ofensiva de los de Gacimartín. Pero la alegría duró muy poco, ya que un minuto más tarde Marinovic hacía su segundo tanto, y antes del descanso el conjunto murciano dejó el partido visto para sentencia cuando Pito robó un balón en media pista y encaró a Cidao para colocar el 5 a 1 en el marcador.

El festival goleador murciano continuó en la segunda mitad. A los 22 minutos llegó el sexto. Fernando marcó en una jugada combinada con Miguelín, que poco después anotó el séptimo con un remate desde más de doce metros. Ya no había partido, con el Naturpellet tratando de encontrar la manera de no caer goleado, pero sin conseguirlo. Mordi se colocó bajo los palos en lugar de Cidao, pero tampoco pudo frenar la sangría de goles en la que se convirtieron unos segundos veinte minutos en los que muy pocas cosas le salieron bien al equipo de Diego Gacimartín.

EL BALANCE

Los locales fueron marcando sus goles, pero no aflojaron e incluso les acompañó la suerte cuando en el minuto 34, Alberto se hizo un autogol cuando tocó con la cabeza el balón y éste entró en su portería.

Al final, con una docena de goles en el casillero de ElPozo, y solo uno en el del Naturpellet, el partido fue atravesando por sus últimos minutos sin más daños para unos, que acabaron la primera vuelta en la tercera plaza, y para otros, que ya han jugado en las cuatro canchas más difíciles de la competición, con evidentes malos resultados, pero que cierran el primer acto de la Liga con los objetivos de la permanencia bien cumplidos. Pero la competición todavía no se para, y el viernes toca comenzar la segunda vuelta de la competición en la cancha del Ríos Renovables Zaragoza, presumiblemente de nuevo con varias bajas en la plantilla. El Naturpellet necesita el parón navideño como el comer.

Compartir