Publicidad

Las facciones palestinas incrementaron ayer jueves sus esfuerzos para concluir la entrega por parte de Hamás de la Franja de Gaza al presidente Mahmud Abbas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, haya reconocido Jerusalén como capital de Israel y decidido el traslado de la embajada.

Con la mediación egipcia, las facciones han intentado poner fin al cisma que se remonta a 2007, cuando Hamás tomó Gaza en una guerra civil con el movimiento Al Fatá de Abbas. El plazo del 1 de diciembre para entregar Gaza a Abbas fue aplazado al 10 de diciembre en medio de disputas.

El anuncio de Trump ha enfurecido a los palestinos, que ven la ciudad como su futura capital, provocando que Hamás haya llamado a una nueva intifada contra Israel y a reclamar a Abbas que abandone el proceso de paz patrocinado por Estados Unidos.

Preocupado porque esto pueda perturbar los esfuerzos de reconciliación, el primer ministro palestino, Rami Hamdalá, y otros delegados de Al Fatá llegaron este jueves a Gaza para reunirse con Hamás.

“Esta fase histórica requiere que todos nosotros nos unamos y aceleremos los pasos para unificar la patria”, defendió Hamdalá.
Este miércoles, antes de que Trump hiciera oficialmente su anuncio, Abbas ya había subrayado la necesidad de hacer que el acuerdo de reconciliación prosperara, ante los peligros a los que se enfrentarán ahora los palestinos.

Al Fatá y Hamás, que ha gobernado la Franja de Gaza desde 2007, firmaron a mediados de octubre un acuerdo de reconciliación con vistas a restaurar el gobierno de la Autoridad Palestina en el enclave costero, pero por el momento el pacto aún no se aplicado.

Hamás

Por otro lado, Hamás, el grupo islamista palestino que controla la Franja de Gaza desde 2007, llamó ayer a un nuevo levantamiento contra Israel después de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital y trasladar allí la embajada.

Deberíamos llamar y deberíamos trabajar en el lanzamiento de una ‘intifada’ frente al enemigo sionista”, sostuvo el líder de Hamás, Ismail Haniyé, en un discurso pronunciado en la Ciudad de Gaza.

“Debemos tomar decisiones y construir una nueva estrategia para afrontar el nuevo complot contra Palestina”, sostuvo, defendiendo que “la Autoridad Palestina debe ser lo suficientemente valiente para deshacerse de los Acuerdos de Oslo y las condiciones arbitrarias para los palestinos”.
Asimismo, “ante estos retos”, Haniyé ha reiterado su postura de que “no habrá reconocimiento de la legitimación de la ocupación en la tierra de Palestina”, según informa el diario ‘Haaretz’.

“El único modo de tratar con la política sionista, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, es propagando una nueva ‘intifada’ contra la ocupación y dando la bienvenida a la resistencia a esta ocupación”, agregó, empleando el término árabe de levantamiento.

Asimismo, consideró que el anuncio de Trump sobre Jerusalén constituye “una declaración de guerra” contra “el diamante de la corona palestina” y advertió de que quienes creen que los palestinos se reconciliarán con la nueva política declarada por Estados Unidos se engañan a sí mismos.

Por su parte, el grupo terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga, la filial del grupo terrorista en Yemen, condenó la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y llamó a todo el “mundo musulmán” a cerrar filas y defender a los palestinos.

“Es un claro desafío para el mundo musulmán, que ve la importancia de la causa palestina”, ha advertido Al Qaeda, en un comunicado recogido por el portal de seguimiento de información terrorista SITE. Para la organización, el anuncio de Trump se enmarca en los gestos de “normalización” entre Israel y los países del golfo Pérsico.

FuenteEuropa Press
Compartir