Publicidad

El Teatro Canónigos de La Granja acogerá el próximo domingo 17 de diciembre, la actuación de ‘Aquí Uganda’, una explosiva mezcla de voces, ritmos y danzas tribales, que, además de sorprender y encandilar al público, recaudará dinero para invertir en una escuela educativa en Uganda, a la que pertenecen los artistas.

“Va a ser un concierto importantísimo”, asegura Elisabeth Michot, la presidenta de la asociación ‘Música para salvar vidas’. Actuarán tres grupos juntos, dos profesionales y uno con los niños artistas de la escuela, que sumarán 30 artistas sobre las tablas del Canónigos.

El primero de los grupos interpretará gospel africano puro, “no americano sino el que cantaban los esclavos”, puntualiza la presidenta. El segundo llevará a cabo un espectáculo de danza africana contemporánea, que es un nuevo género llamado también ‘black dance’, y que, según explica Michot, “mezcla mimo, danza contemporánea, danza a cámara lenta y expresión corporal”.Y, para finalizar, los niños llevarán a cabo danzas tribales.

Proyecto

‘Música para salvar vidas’ tiene una casa alquilada en las afueras de Kampala, en Kireka, en la que viven 30 niños y profesores. La casa de Kireka es el hogar de esos niños, y de quienes vuelven tras haber salido, bien para un fin de semana, bien para algunas vacaciones o bien para recuperarse de problemas o desilusiones.

La finalidad del proyecto es formar personas capaces de desenvolverse y encontrar trabajo en su propio país. Y, para ello, les proporcionan educación. Según la edad, van a distintos colegios, tanto de primaria como de secundaria o formación superior. E incluso cuentan con chicos que están estudiando en la Universidad.

Es como si fueran nuestros hijos”, asegura la presidenta, “estamos con ellos desde pequeños hasta su vida adulta. Les ayudamos a buscar trabajo y, si no encuentran, a que se monten algo por su cuenta. Se trata de un proyecto de educación integral”.

“El carácter tremendamente terapéutico de la música y la danza ha sido crucial para ayudar a estos los niños. Raro es el día en la casa en que no esté ensayando alguno de los grupos que hemos formado: Natumayini, Aba Taano, Af Ndanza, Kawá o Kalemas”, se enorgullece Michot.

Los chicos cantan todos los días en la casa bajo la dirección de uno de los profesores, antes de cenar, y todos los fines de semana se baila y practica deportes…y las sesiones de gimnasia que pocos europeos aguantarían son una mezcla de aeróbic/zumba y danza étnica.

El dinero recaudado de las entradas de este espectáculo, que tendrá lugar desde las 18,30 horas, se destinará, por un lado, a cubrir los gastos de la misma y, por otro, a continuar con su educación.

Compartir