Publicidad

La sala de las Caballerizas del Torreón de Lozoya se transforma este fin de semana en una peculiar almoneda en el que el aroma del perfume, el delicioso olor de la repostería y el colorido de ropa, complementos y abalorios ofrece un acogedor recibimiento a quienes desde ayer decidan visitar el Rastrillo Solidario con el que un año más la Asociación Contra el Cáncer (AECC) en Segovia convoca a los segovianos para participar en un evento que se sitúa en los primeros lugares del calendario de la solidaridad de la capital, pese a celebrarse casi en los últimos días del año.

La particular filosofía de este evento no deja mucho espacio al protocolo, ya que la organización prioriza la atención al público y la venta de los productos por encima de cualquier otra actividad. Así, en poco más de cinco minutos la AECC llevó a cabo la inauguración oficial del rastrillo, en la que la presidenta de la asociación Ana Sanjosé estuvo acompañada por el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Segovia Alfonso Reguera, el coronel director de la Academia de Artillería José María Martínez Ferrer y la concejala del PP en el Ayuntamiento de Segovia Rosa Redondo.

El rastrillo abrirá sus puertas hasta el 10 de diciembre en el Torreón de Lozoya

Como anfitrión, el gerente de la Fundación Caja Segovia, ejerció de maestro de la breve ceremonia, expresando el deseo de que el éxito del rastrillo “sea el éxito de la Asociación, y por ende, el de todos los segovianos”, y apeló a la cábala del buen augurio de la letra T que figura en el cartel luminoso a la entrada del Torreón como símbolo de buena fortuna. El resto de representantes institucionales coincidieron en agradecer la colaboración de los voluntarios que hacen posible este rastrillo, así como significar el valor del trabajo de la Asociación a favor de los enfermos de Cáncer.

Ana Sanjosé fue breve en su intervención, que sirvió para transmitir ánimo a sus compañeras voluntarias en el rastrillo y para introducir una pequeña ‘cuña’ publicitaria y recomendar la adquisición del Calendario 2018 de la AECC, ilustrado este año con fotografías de Mayte París.

Y a partir de ahí, no hubo tiempo ni siquiera para disfrutar del aperitivo ofrecido por Alma Nostra, ya que el público esperaba y la actividad será incesante durante el largo puente festivo.

Compartir