Publicidad

El 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, es el plazo marcado por los sindicatos para decidir si se realizan movilizaciones en Correos. Ese es el día elegido porque se cumplen seis meses desde la aprobación, el pasado 28 de junio, de una Proposición No de Ley en el Congreso que insta al Gobierno a desarrollar el Reglamento de Servicios Postales. Aún quedan quince días, pero no parece probable que en este tiempo el Ejecutivo central se ponga manos a la obra, y menos después de la “desidia” demostrada, por lo que CCOO, UGT y CSI-F anuncian protestas y paros “inminentes” y no descartan realizar una huelga.

Así lo explicaron ayer los responsables del Sector Postal de CCOO, Nacho García, y UGT, Julia Valverde, quienes reiteraron el temor, ya manifestado en anteriores ocasiones este año, de que si no se pone remedio Segovia perderá unos cuarenta trabajadores de Correos, que se unirán a los cuarenta perdidos en los ejercicios anteriores, lo cual provocará el cierre —o al menos la reducción de horarios— de muchas oficinas de la provincia como las de San Rafael, Cuéllar, Villacastín o Sepúlveda.

Para los sindicatos, el futuro de Correos pasa por la diversificación, pero “el Gobierno nos veta entrar en paquetería y en el sector electrónico, quiere que seamos un servicio postal, pero no un operador logístico”, lamentó García.

Eso, sumado a los recortes presupuestarios para “la mayor empresa pública de país”, hace que Correos cada vez pueda ser menos competitiva. Pero como los trabajadores confían en el futuro de la empresa, dijo García, habrá “una movilización gradual, ascendente, con paros parciales, protestas y, si es necesario, una huelga general”.

Los sindicatos aún no han definido las fechas para estas movilizaciones, pero serán “a finales de diciembre o principios de enero” si el Gobierno central no actúa y atiende sus reivindicaciones.

Compartir