Publicidad

El Athletic Club de Bilbao intentará no salir derrotado de su visita de hoy (21.05 horas) al modesto FC Zorya Luhansk ucraniano para sellar así su billete para los dieciseisavos de final de la Liga Europa, torneo al que se aferra el conjunto vasco para darse una alegría esta temporada.

El equipo de José Ángel Ziganda llega al último choque del Grupo J de la competición bien situado para conseguir estar entre los 32 mejores. Después de una floja primera vuelta, con dos sólo dos sufridos puntos, ha sacado adelante sus dos primeras ‘finales’ para plantarse en Ucrania con todo a su favor para no faltar a su cita con los cruces.

El Athletic no dejó pasar sus dos partidos seguidos en San Mamés ante el Ostersunds sueco y el Hertha de Berlín alemán para sumar seis puntos y recuperar unas opciones de clasificación que se habían torcido precisamente desde su inesperado revés en la ‘Catedral’ ante el Zorya, cuya victoria en Bilbao fue una losa para el conjunto vizcaíno.

Sin embargo, los resultados han ido favoreciendo a los ‘Leones’, que vieron como el Ostersunds les hacía un favor en la penúltima jornada y les permitía jugar con la posibilidad del empate en el Arena Lviv. Con dos puntos de renta sobre el equipo ucraniano, a los rojiblancos, invictos a domicilio este año en la Liga Europa, les vale un punto para estar en la siguiente ronda, pero este peligro de especular puede ser un arma de doble filo.

En este sentido, para evitar relajaciones, a favor de los del ‘Kuko’ Ziganda está que el triunfo les podría dar incluso la opción de finalizar como primeros de grupo, aunque dependen del conjunto sueco, que les aventaja en dos puntos y que para perder su liderato no debería ganar en Berlín a un Hertha que no se juega absolutamente nada salvo el honor.

El Athletic llega a esta importante cita en un momento complicado. Pese a que viene de frenar en San Mamés al Real Madrid (0-0) en su tercer empate consecutivo liguero, sigue abajo en la tabla de LaLiga Santander, y además la semana pasada se quedó fuera de la Copa del Rey tras un gol en el descuento del Formentera de la Segunda B, partido que debe servir de lección para el del día de hoy para no caer en las dudas que arrastra cuando juega como visitante.