Publicidad

Un pleno de puntos en las tres últimas jornadas de liga han puesto fin al mal momento (pasajero) que el Viveros Herol Nava pasó a principios del mes de noviembre, y le colocan como uno de los conjuntos más en forma de la competición tras el Balonmano Torrelavega, que solo ha perdido un punto de los últimos diez en juego.

La realidad es que los números de la División de Honor Plata señalan que el equipo segoviano es el más compensado de toda la categoría, pese a situarse en la tercera plaza de la clasificación, dos puntos por debajo del andaluz equipo de Los Dólmenes, líder en solitario después del cuatro tropiezo consecutivo del Balonmano Alcobendas, que sumó su cuarto partido consecutivo sin ganar.

Con sus 305 tantos marcados, el Viveros Herol Nava no es el equipo más goleador de la competición, que ese honor se lo lleva el Agustinos de Alicante, con sus 321 goles en 11 jornadas a casi 30 por partido. Tampoco el segoviano es el equipo que defensivamente esté haciendo mejor las cosas, puesto que sorprendentemente el Ikasa Madrid, penúltimo de la tabla, ha encajado menos goles que el equipo de Dani Gordo (266 por 268).

Pero es en la suma de todos los datos donde se ve el potencial real que está mostrando el Viveros Herol, que después de las dos últimas victorias en las que dejó tanto a Covadonga como a Zarautz por debajo de los 20 goles, está comenzando a mostrarse como el equipo que quiere su técnico, uno que se apoya en una más que cualificada defensa para ganar sus partidos, sabedor de que la calidad en ataque lleva a encontrar soluciones a cada sistema defensivo que le coloca el rival.

UNA PORTERÍA DE LUJO

Desde que el club se hiciera con los servicios de Yeray Lamariano y Ernesto Sánchez, los entendidos del balonmano afirmaron que el Viveros Herol tenía una de las mejores porterías de la categoría, y ambos guardametas no han tardado en hacer buena esa afirmación, porque raro ha sido el partido en el que uno de los dos no ha respondido a lo que se esperaba. En Zarautz fue Yeray quien, con un segundo tiempo extraordinario, dio tanta confianza a la defensa que el equipo dejó al Amenábar en tan solo siete goles marcados en la segunda parte.

Llegan ahora dos encuentros difíciles para el equipo segoviano, con la visita a Nava de la Asunción del Agustinos, y el desplazamiento a Santander, donde espera el Sinfín. Posteriormente la liga dejará paso a la Copa del Rey, antes de reiniciarse en 2018 con los dos últimos partidos de la primera vuelta.

Compartir