Publicidad

La temporada taurina nunca acaba en Cuéllar, y aunque estos meses son menos activos, nunca faltan las actividades en torno a este mundo que tantos aficionados posee en la villa. El fin de semana fue el turno de la Asociación Cultural Ehtoro, que junto al Ayuntamiento organizó una tarde llena de propuestas taurinas para todos los públicos.

En primer lugar, fue el turno de los más pequeños. Un concurso infantil de cortes reunió a muchos aficionados y a sus familias para disfrutar de una tarde muy emocionante y en la que si algo hicieron fue divertirse. Con un toro de carretón, los niños consiguieron hacer quiebros e incluso “saltos del ángel”, ayúdandose unos a otros. Muchos asistieron ataviados como sus ídolos recortadores, con camisetas del estilo y sobre todo, llenos de ilusión y empeño. Mientras, los mayores no perdieron oportunidad de hacer fotos e inmortalizar el momento. La iniciativa congregó a familias completas y fue el preludio del resto de la joranda taurina que amenizó una fría tarde de diciembre.

Seguidamente, la sala multiusos de la Biblioteca Municipal Cronista Herrera acogió un coloquio que contó con grandes figuras del mundo taurino del momento. Actuó como moderador José María Vivas, director editorial de burladero.tv y habitual de estas charlas en la villa cuellarana. Como invitados, dos de los mejores novilleros del momento: Toñete, segundo en el escalafón de novilleros de 2017, y Darío Domínguez, novillero de máxima proyección del escalafón y procedente de Íscar. Fueron muchas las anécdotas y los asuntos tratados en este coloquio que consiguió llenar la sala. Toñete explicó, entre otras cosas, cómo ha sido meterse en este difícil mundo sin ningún antecedente en su familia. Esta lo vive adaptándose a las circunstancias, pero siempre apoyando a esta joven promesa. “No hay más remedio que ilusionarse y adaptarse”, comentó el novillero. Responsabilidad y esfuerzo fueron las palabras más utilizadas por el joven, que sin tapujos habló del miedo de sus primeras faenas y la importancia de dar buena imagen. Momentos que casi llegaron a superarle y que acaban haciéndole más fuerte están llenando su incipiente carrera. Cómo no, hubo un recuerdo para su tarde en Cuéllar, durante las fiestas de 2017. “Una novillada muy variada, de mucha transmisión”, así la definió. Explicó que el segundo novillo le sirvió para “desquitarse”, y recordó una bonita tarde.

Darío Domínguez habló igualmente de las dificultades de un mundo que además vive momentos muy controvertidos dentro de la sociedad, pero ambos novilleros demostraron que la ilusión y su empeño son más fuertes.
Al finalizar el acto, Héctor Cabano recogió su premio Probadillas 2017, un reconocimiento por su labor en las pasadas capeas de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario.

Compartir