Publicidad

Medio centenar de personas se reunieron el pasado sábado en las estaciones de ferrocarril de Campo de San Pedro y de Riaza para participar en la primera de las concentraciones reivindicativas para que se reabra al tráfico la línea ferroviaria 102 que une Madrid con Burgos y transcurre por la comarca Nordeste de Segovia. Esta es la primera de las movilizaciones que se han convocado para todos los sábados, de 13.30 a 13.45 horas, en todas las estaciones por las que pasa este tren, y se espera que siga aumentando progresivamente en los siguientes días.

También se concentraron en la capital burgalesa y en Aranda de Duero, localidades en las que superaron ampliamente la cifra de 100 concentrados en cada una de ellas. Además, se llevaron a cabo otras movilizaciones en las estaciones por las que transcurre la vía férrea.

La intención de estas acciones es que las administraciones tomen conciencia de la petición ciudadana que también cuenta con el apoyo de las empresas, que demandan que se reabra al tráfico la línea para el transporte de sus productos. Una inversión, que diferentes informes dejan patente que es rentable económicamente, como también lo será social y medioambientalmente, y minimizará los riesgos en las carreteras.

En los ayuntamientos de Campo de San Pedro y Riaza se han instalado pancartas reivindicativas, de la petición del Nordeste para que se escuche esta demanda que está presente desde hace más de una decena de años.

La línea se cerró en 2011, a consecuencia de un desprendimiento en el túnel de Somosierra. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) optó por no reparar el túnel. Y el pasado año decretó el cierre definitivo de la única estación intermedia que permanecía operativa, la de Aranda de Duero, una decisión duramente criticada en la provincia de Burgos.

Compartir