Publicidad

La baronesa Thyssen adelantó ayer que las conversaciones con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sobre su colección de arte, que concluían este 31 de diciembre, se han ampliado tres meses más, hasta el próximo mes de marzo, debido al periodo de “fiestas” de la Navidad.

“La intención de ambas partes es la de llegar a un acuerdo, pero yo ya tengo una edad y quiero pensar en el futuro de mis herederos”, señaló Carmen Thyssen a la conclusión de un acto en el Museo de Antropología. Cuestionada respecto a si la permanencia de su colección otros 10 años en España sería un buen acuerdo, añadió con humor “que quizás 20, quién sabe”.

En 2017 se han producido tres prórrogas de las negociaciones, a las que ahora se suma esta cuarta, ya para 2018. Carmen Cervera siempre ha expresado su voluntad de que las obras permanezcan en España, pero reclamando al Ministerio un nuevo contrato que garantice accesibilidad y movilidad de su colección para poder llevar a cabo exposiciones en todo el mundo y dotarla de mayor visibilidad.

La colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza propiedad del Estado —800 obras de arte adquiridas en 1993— está al margen de este proceso de negociación y su continuidad se encuentra garantizada, según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Lo que ahora está negociando el Gobierno con la baronesa es la cesión de las 429 obras de Carmen Cervera prestadas a la Fundación Colección Thyssen Bornemisza.

Para la baronesa, estas sucesivas ampliaciones son “una buena señal” de la disponibilidad de ambas partes para llegar a un acuerdo, si bien recordó del mismo modo la intervención de otras partes en esta negociación.

En este sentido, preguntada sobre si el trato recibido por el Ministerio de Hacienda en los últimos meses ha influido en las conversaciones, Carmen Thyssen señaló que “todo tiene su lugar”. “Hacienda también está dentro del pacto, como Patrimonio y Cultura”, apuntó.

De hecho, bromeó aseverando que “todos se sienten descontentos” con Hacienda cuando llega la hora de las contribuciones. “Todos nosotros estamos descontentos, incluso Montoro se sentirá descontento cuando con él mismo cuando tenga que pagar contribuciones”, comentó con humor aclarando que era “una broma”.

Amor a españa

En cualquier caso, pese a reconocer que hay petición de “muchos museos del mundo” por sus piezas, la baronesa reiteró que ella “quiere” a su país. “Da la casualidad de que yo quiero a mi país y que todos los españoles nos queremos, por eso tenemos que luchar por España todos nosotros”, subrayó.

Asimismo, sobre si en la negociación ha entrado alguna posible venta, resaltó que “de momento no ha salido ninguna” pieza de su colección. “Por el momento están todos colgados y colocados en el museo”, destacó, tras recordar que únicamente salió un cuadro de John Constable hace más de cinco años.

Carmen Thyssen ha donado un tocado de plumas de las culturas nativas norteamericanas al Museo Nacional de Antropología. El tocado forma parte de una instalación en la sala central del museo denominada ‘Atrapando sueños. El poder de las plumas’, y permanecerá hasta el 4 de febrero de 2018.

La baronesa señaló en la inauguración que se siente “feliz” de esta donación porque los museos “hacen una gran labor”. “Quiero ayudar a todos los museos porque creo en ellos, hay tantos cuadros que tienen mucha calidad y con las personas que no los aprecian se perderían. Quiero hacer proyectos”, concluyó.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir