Publicidad

El sorteo de octavos de final de la Copa del Rey, celebrado ayer en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid), deparó buena suerte para Real Madrid y Atlético, que se medirán con Numancia y Lleida respectivamente, y peor para el Barcelona, que jugará contra el Celta. Además, el bombo también deparó los duelos Las Palmas-Valencia, Cádiz-Sevilla, Espanyol-Levante, Leganés-Villarreal y Formentera-Alavés. Los partidos de ida se disputarán entre los días 2 y 4 de enero y los de vuelta, entre los días 9 y 11 de enero.

Tan solo cuatro de los 16 clubes convocados al sorteo no militan en la máxima categoría del fútbol español y el ‘premio gordo’ fue para el Lleida, que viene de sorprender a la Real Sociedad y que aspira a repetir hazaña ante un Atlético que afrontará la eliminatoria con los posibles debuts de Diego Costa y Vitolo. El otro club vivo de la categoría de bronce es el Formentera, que volverá al norte de España tras eliminar al Logroñés y dar la campanada ante el Athletic. Su rival en este caso será el Alavés, subcampeón la temporada pasada y que se ha encontrado con una buena oportunidad para volver a brillar en la Copa.

Además, el sorteo también fue benévolo con el Real Madrid, que volverá a Soria ocho años después de su última visita, cuando el Numancia aún militaba en Primera División. El buen momento de su rival, quinto clasificado en la Liga 1/2/3 y aspirante al ascenso, y el frío que suele aterir la región soriana en pleno invierno se presentan como obstáculos para el equipo blanco.

De los máximos favoritos al título, el peor parado fue el Barcelona, que volverá a topar con un Celta que viene de dar una gran imagen en el Camp Nou, donde sacó un empate el pasado sábado (2-2). El equipo azulgrana, vigente tricampeón de Copa, tendrá ventaja de campo en la eliminatoria. Además, el sorteo también deparó la posibilidad de que el Cádiz, que viene de eliminar al Betis, logre un peculiar doblete sevillano ante el Sevilla, mientras que el Valencia, segundo en liga, será favorito ante Las Palmas, que sigue sin confirmar el nombre de su nuevo entrenador tras la destitución del técnico Pako Ayestarán.

Igualdad

Por último, se antojan igualadas las eliminatorias entre Leganés y Villarreal, después de que el equipo madrileño hundiera al ‘submarino amarillo’ el pasado fin de semana (3-1), y entre Espanyol y Levante, que se encuentran empatados a puntos en la clasificación liguera. Por otro lado, el director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño, pidió atención en el cruce de octavos de la Copa del Rey ante el Numancia, un rival que les “exigirá el máximo” y ante el que tendrán que estar pendientes del “clima” en el choque de ida a principios de enero por las bajas temperaturas en esas fechas en Soria.

“Intentaremos que el Numancia no se clasifique. Nunca nos hemos enfrentado en la Copa y también va a ser especial para nosotros. El 3 de enero hay que ver el clima y como está el terreno que puede influir en el desarrollo del partido”, expresó Butragueño ante los medios tras el sorteo. El directivo madridista recordó que la Copa del Rey siempre es “muy atractiva y bonita”, pero también “muy peligrosa”. “Lo hemos visto en esta última eliminatoria. Seguro que el Numancia nos exigirá el máximo y ofrecer un gran nivel en los dos partidos”, apuntó.
“Para nosotros, todas las competiciones son importantes. El Real Madrid debe defender siempre un prestigio e incluso en los amistosos siempre queremos ganar y esta Copa no es una excepción”, añadió el exjugador. Asimismo, el consejero delegado del CD Numancia, Víctor Martín, se mostró “encantado” de que les tocase “el ‘gordísimo’” en el sorteo de octavos e la Copa del Rey en referencia al cruce con el Real Madrid y aseguró que su equipo debe “tener un respeto absoluto” por una competición que les dio a conocer en todo el mundo en 1996, cuando estuvieron a punto de eliminar en cuartos al FC Barcelona de Johan Cruyff.