‘Porche y Jardín’ ardió en llamas la madrugada del 25 de agosto
‘Porche y Jardín’ ardió en llamas la madrugada del 25 de agosto. / KAMARERO
Publicidad

“Ahora nos están poniendo la instalación eléctrica, la de aire comprimido y empiezan a meter las máquinas… Pero aún queda bastante”, lamenta Jaime Huertas, uno de los responsables de la empresa ‘Porche y Jardín’, una de las madereras que resultó calcinada en el incendio de la madrugada del 25 de agosto en el polígono industrial de Buenos Aires del municipio de Valsaín.

La empresa tuvo que parar su producción durante dos meses, en los que han tenido que tratar con los peritos para valorar los daños ocasionados por las llamas y ponerse manos a la obra para rehabilitar la nave calcinada. Por suerte, la otra instalación que tienen el el polígono apenas sufrió daños y sí que han podido ir trabajando desde ella.

“Aún no hemos podido reparar las máquinas grandes”, reconoce Huertas, quien detalla que “con el dinero del seguro, hemos comprado una de segunda mano para ir tirando, ya que las nuevas cuestan unos 50.000 cada una”.

Tras la valoración de los peritos, ya han cobrado el dinero de la indemnización por parte del seguro pero, como suele ser normal en estos casos “salimos perdiendo”, por lo que, adelanta “vamos a pedir dinero a la Conserjería de Economía”, que se ofrecieron a ayudar desde un primer momento. Pero como ‘las cosas de Palacio, van despacio’, Huertas cree que “no podremos trabajar al 100% hasta dentro de un par de meses, aunque deseamos que sea cuanto antes”.

Rendimiento

‘Porche y Jardín’ se trata de una empresa familiar, que cuenta con media docena de trabajadores, y no han tenido que despedir a nadie. Eso sí, el trabajo ahora, sin las máquinas grandes, se torna mucho más lento.

“Lo que antes producíamos en una hora, ahora nos cuesta tres porque estas máquinas que tenemos son mucho más básicas”, explica Jaime Huertas.

Compartir