Publicidad

Los presidentes de Asturias, Castilla y León y Galicia, Javier Fernández, Juan Vicente Herrera y Alberto Núñez Feijóo, han reclamado este lunes en Oviedo una financiación autonómica para el conjunto de las comunidades que prime la “igualdad esencial” de todos los españoles. Así lo han defendido en el marco del primer encuentro de los gobiernos de Galicia, Asturias y Castilla y León en el que han acordado una declaración institucional contra el desafío demográfico, a favor de un nuevo modelo de financiación autonómica y a favor de la cooperación entre comunidades para luchar contra los incendios forestales.

En la rueda de prensa posterior a la firma del acuerdo, el presidente asturiano pidió “no perder la perspectiva”, fijando el debate en cuestiones de cada comunidad autónoma. “Por ejemplo, se acostumbra a decir que a Cataluña y Madrid les viene bien el criterio de ordinalidad. O se pone el foco en que a otras, como Andalucía, les interesa dar más peso al número de habitantes”, señaló.

En lugar de fijarse en estos aspectos, resumió en una pregunta la problemática de la financiación. “Al final, la pregunta es sencilla: ¿todos los ciudadanos de un mismo Estado deben tener acceso un nivel equivalente de servicios públicos, residan donde residan?”, se preguntó el presidente.
Si la respuesta es afirmativa, ha dicho, “estaremos en un Estado donde la lealtad, la equidad y la solidaridad están garantizadas”. Por el contrario “entonces vamos hacia otro Estado distinto, en el cual el nacimiento en una u otra comunidad determinará de forma decisiva los recursos sanitarios, educativos y asistenciales que va a recibir cada ciudadano”. “Yo no quiero esa España”, aseguró.

El presidente de la Xunta de Galicia ha afirmado que en materia de financiación autonómica “no caben condiciones unilaterales” ni negociaciones “bilaterales” de problemas que afectan “a todos”. Tampoco comparte “los intentos de sembrar confusión mezclando financiación con identidad para los constantes incumplimientos”.

Tener voz

Así, consideró que “no es admisible” que los que más se separan del objetivo de estabilidad “sean los que tengan mayor beneficio”. En opinión de Feijóo, “es imprescindible” que todas las autonomías “tengan voz” en la negociación de la financiación.
“No es una cuestión solo de números ni porcentajes, es la garantía de que todos los ciudadanos sigan siendo ciudadanos españoles”, apostilló. Por ello considera necesario negociar de acuerdo con los valores democráticos de igualdad, diálogo, equidad y transparencia.
Sobre este mismo asunto el dirigente de Castilla y León manifestó que en materia de financiación “no ha lugar a ocurrencias e improvisaciones, a propuestas que se inscriban en los marcos comprensibles de un proceso electoral que determine plantear apresuradamente y fuera de los foros oportunos iniciativas”.

El nuevo modelo debe partir, a su juicio, de la evaluación del actual y debe hacer “iguales” a los españoles “en cualquier lugar” para disponer de los servicios necesarios. “Eso exige saber el coste real de los servicios, ya que no se trata de repartir recursos entre comunidades, sino entre los españoles”, aseguró.

En este punto reclamó que se precise el coste real de los servicios, y que se tenga en cuenta la “ruralidad” de los territorios asturiano, gallego y castellano-leonés. Esta condición hace que los servicios en estas tres autonomías tengan un coste “más elevado”.

Compartir