Publicidad

La actriz Jessica Chastain da vida a Molly Bloom, quien durante varios años se convirtió en una reina de las partidas de póker clandestinas más cotizadas de Estados Unidos, y cuya historia salta ahora la gran pantalla en un filme homónimo que supone el debut en la dirección del guionista Aaron Sorkin.

“El acoso sexual también está en Wall Street y en el Gobierno”, manifestó ayer la actriz con motivo de su visita a Madrid para presentar ‘Molly’s game’, que se estrena el próximo 5 de enero.

Preguntada por los asuntos que le preocupan en referencia a la desigualdad de hombre y mujeres, más allá de salarios y de la proporción de personajes femeninos, Chastain señaló que habla sobre los temas que preocupan no solo en la industria cinematográfica, sino en la sociedad. “Lo que está pasando en Hollywood está en todos los periódicos porque es Hollywood, pero sucede en todas las industrias”, indicó.

“Tendremos que entender que lo que ocurre es un reflejo de lo que sucede en la sociedad y tendremos que cuidar la relación entre géneros y tratar de crear un entorno más sano en el que vivir”, enfatizó Chastain.

En esta película, la actriz norteamericana encarna a una mujer que organizó partidas de póker clandestinas en las que participaron miembros de la realiza, grandes nombres de Hollywood, estrellas del deporte, magnates e incluso miembros de la mafia.

La actriz se pone a las órdenes de Aaron Sorkin, galardonado con un Oscar por el guion de ‘La red social’, que debuta en la dirección con una película basada en el caso real de una esquiadora que se ve obligada a abandonar su sueño de participar en las olimpiadas y cuya vida da un giro que termina con su arresto por parte del FBI.

Detrás de la realidad

Según explicó Chastain, la Molly Bloom real, que también publicó un libro en el que da detalles sobre aquellas partidas y algunos de los participantes, trabajó con Sorkin de manera muy cercana y le permitió “todo el acceso posible a la historia” para conseguir la mayor fidelidad posible a los hechos reales.

La actriz señaló que durante su trayectoria ha intentado hacer “una declaración de intenciones” al buscar papeles que “desafían a las expectativas de lo que se supone que tiene que ser una mujer”, puesto que se dio cuenta de la diferencia que existe entre los personajes que se escriben para hombres y para mujeres.

“La industria del cine está un poco por detrás de la realidad en muchas cosas”, reconoció la actriz que, según indicó, siempre ha intentado interpretar personajes femeninos que reconoce a su “alrededor”, y no versiones de ideas antiguas de estereotipos de mujeres.

‘Molly’s game’ también cuenta en su versión cinematográfica con las actuaciones de Idris Elba y Kevin Costner, que interpreta al padre de Molly.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir