CEIP Santa Eulalia Curso Mochilas
El protocolo de actuación recomienda a alumnos con determinadas alergias que lleven consigo sus monodosis. / KAMARERO
Publicidad

No fue fácil alcanzar un consenso entre los cinco grupos políticos que integran la corporación municipal pero finalmente la moción de UPyD Centrados en Segovia para acabar con “muertes evitables” incluyendo dosis de adrenalina en el botiquín básico del protocolo de actuación ante urgencias sanitarias en los centros educativos consiguió la aprobación unánime del pleno. Eso sí, tendrá que ser la Junta de Castilla y León, administración competente, la que lleve a cabo las propuestas de la formación magenta, cuyo portavoz municipal, Cosme Aranguren, en el último momento pidió también que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Segovia estudie poner este medicamento a disposición del centro municipal infantil La Senda.

El debate de la moción se lió de mala manera y mientras varios concejales, especialmente la edil del Grupo Socialista Marisa Delgado, afirmaban una y otra vez que tanto las competencias educativas como las sanitarias son del Gobierno autonómico, Aranguren se mantenía firme y respondía que “no se puede consentir que por competencias un hijo muera por una reacción alérgica en un colegio”.

Entre tanto Delgado, que es enfermera de profesión, parecía dar saltos en su asiento pero finalmente los concejales de Centrados en Segovia cedieron y, con la moción modificada y una vez que la secretaria general pudo aclarar sus términos, a falta de una comprobación en el acta del pleno, todo indica que el Ayuntamiento instará a la Junta de Castilla y León a incluir al menos dos autoinyectores de adrenalina de 150 microgramos en la composición del botiquín básico de los centros educativos.

La corporación segoviana acordó asimismo instar al Gobierno autonómico para que incluya la formación del uso de la adrenalina autoinyectable en el protocolo de actuación ante urgencias sanitarias en los citados centros y que estudie la posibilidad de crear puestos en trabajo en ellos para enfermeras o enfermeros que puedan actuar ante reacciones alérgicas.

El cuarto y último acuerdo fue el relativo a las competencias exclusivamente municipales, ya que el equipo de Gobierno tiene que estudiar ahora si incluye las citadas dosis de adrenalina en el botiquín del centro municipal La Senda, que depende orgánicamente de la Concejalía de Servicios Sociales.

Lo que nadie puso en duda es que la intención de Centrados en Segovia con esta moción es buena. En la exposición de motivos, Aranguren explica que está aumentando considerablemente la prevalencia de anafilaxia en niños por alimentos como leche, huevo, frutos secos y pescados o también por picaduras de avispa o abeja, o bien por fármacos como los beta-lactámicos. Recuerda que se trata de la reacción alérgica más grave que puede producirse y en ocasiones es mortal si no se pone el remedio, que es adrenalina intramuscular en dosis adecuadas.

Mantiene este grupo político que “como norma general, si se duda entre administrar o no la adrenalina, es recomendable administrarla” ya que cuando se le inyecta a un niño que en realidad no lo necesitaba, lo habitual es que pueda tener temblores, palpitaciones y nerviosismo “que ceden espontáneamente sin dejar secuelas”, según sostiene.

Sólo 103 de los 1.300 colegios de Castilla y León contaban con adrenalina a principios de este año, según una encuesta elaborada por iniciativa de la propia Consejería de Educación.

Compartir