Publicidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y lo que es una época de excesos y derroche para muchos, para otros es de escasez, como todo el año. Por ello, como cada mes de diciembre, el Banco de Alimentos organizó durante dos jornadas una recogida de alimentos a nivel nacional para que aquellos que pueden colaboren con los que apenas tienen nada.

En Segovia fueron muchos los supermercados y tiendas de alimentación que participaron en la iniciativa, según explicó Rufo Sanz, coordinador del Banco de Alimentos de Segovia. Por ello, a pesar de que unas ochenta personas trabajaron como voluntarios en la recogida de comida, parecía que eran pocas, pues había muchos puntos de recogida.

Además, la solidaridad de los segovianos volvió a quedar patente, aseguró Sanz, “incluso mucha gente nos daba las gracias por organizar esta recogida, ya que así pueden colaborar y a lo mejor de otra manera no, porque tienen que ir a trabajar…”.

A pesar de todo lo recogido, nunca es suficiente para llegar a cubrir las necesidades de tantas personas que tienen que recurrir a las organizaciones e instituciones y contar con su ayuda, porque “desgraciadamente hay muchas familias con muchas necesidades, no se nota un descenso”.

Por ello, Sanz anunció que este año también se va a organizar una recogida de alimentos no perecederos en los colegios públicos y privados de Segovia, porque “también es importante que los niños vayan viendo lo que es la solidaridad y el problema que existe de que hay otros niños que no tienen de todo como ellos”. Aunque, eso sí, Sanz espera llegue “algún día en el que no tengamos que hacer esta labor”, porque no haya nadie que lo necesite.

De momento, su labor es muy apreciada por las miles de personas que reciben su ayuda en la capital y la provincia. Y es que el Banco de Alimentos de Segovia colabora con unas 40 instituciones, organizaciones benéficas —como Frater, los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca o las Hermanitas de los Pobres— y ayuntamientos.

Compartir