Publicidad

El Alhambra Unami ganó casi sobre la bocina al Ponce Valladolid por 61-56 en el Emperador Teodosio, en un partido de alta tensión que se dirimió en el último cuarto con un último triple de Míriam Rollán que desató la alegría y los abrazos entre la afición y las componentes del equipo. Tras ir por debajo casi todo el encuentro, el conjunto segoviano mostró su mejor versión en los diez minutos finales para terminar remontando y firmar un parcial de 24-14. La labor de la pívot Leticia Moukoudi, tanto en la notación como en los rebotes, fue clave para que el equipo se repusiera.

Alicia Alonso salió con Bacallado, Rollán, Fernández, Esteve y Guijo; mientras que las vallisoletanas se presentaron en Segovia con un serio quinteto en el que la segoviana Elisa Martínez tomó parte. El inició resultó frío para las locales y el Ponce estuvo más acertado de cara al aro, incluso en los triples, y pronto sacaron un parcial de ocho puntos a su favor. Esta situación obligó al Alhambra a ejercer uso del tiempo muerto para que el efecto surtiera gracias al impulso de Bacallado y Esteve. Pudo reducir distancias desde la línea de tiros libres, pero su desatino las llevó a cerrar el primer cuarto por el resultado de 11-17.

La disposición del Ponce hizo daño al Unami en los siguientes trances; donde solo encontró mejoría con los rebotes y las entradas a canasta de Moukoudi. Poco a poco el conjunto azul se fue reponiendo mediante las acciones llevadas a cabo por componentes como Esteve, Correa o Fernández y se fueron al descanso 27-32.

Transcurrido el ecuador, el plantel local comenzó fuerte, aunque algunas pérdidas de balón hicieron que las de Valladolid volvieran a la carga. El desacierto de las de Segovia en sus llegadas al perímetro rival permitió al Ponce recuperarse y sostener la diferencia que tenía.

Los diez minutos finales se presentaron con el electrónico de 37-42. Fernández y Moukoudi consiguieron igualar la contienda (44-44) y Bacallado logró poner por delante al Alhambra con otros dos puntos. Tras este parcial, el equipo visitante recurrió al tiempo muerto para asentar conceptos cuando todavía quedaban algo más de seis minutos. Mientras el tino vallisoletano menguaba, el local crecía y se pusieron siete puntos arriba. Fue Martínez la que imprimió emoción con un triple y dos tantos desde los tiros libres que dieron alas al Ponce para dar con la tecla y nivelar el duelo (52-52) a falta de dos minutos. Cuatro puntos de Moukoudi y la réplica del rival siguieron tensando el asalto a 18 segundos por consumir.

Con el público ya en pie, Rollán se sacó un triple que terminó por dar la victoria al Unami sucumbiendo las opciones de las rivales. En lo que el Ponce se entretuvo en agachar la cabeza, el Alhambra hizo dos puntos más para sellar el definitivo 61-56 y desatar así la alegría y los abrazos finales en los que se fundió afición y equipo.

Compartir