Publicidad

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del Colegio Villalpando adquiere y dona a su centro un desfibrilador externo semiautomático (DESA), además de un dispositivo de emergencia en asfixia por atragantamiento LIFEVAC, convirtiendo al centro en el primero de la provincia en contar con un sistema de Cardioprotección Global y atención ante atragantamientos.

De esta manera la AMPA del CEIP Villalpando muestra su pleno compromiso y preocupación por el bienestar de la comunidad educativa (alumnos, profesores y personal no docente) y alrededores, prestando servicio, si fuese necesario, en las zonas cercanas al centro escolar. Con su implicación los padres de los escolares han creado una zona cardioprotegida en el barrio en el que se ubica el centro, durante el horario de apertura del mismo.

Durante la semana pasada todos los padres, profesores y personal no docente tuvieron la oportunidad de acudir a unos cursos de formación impartidos por la empresa ENTELIA donde profesionales del 112 instruían no solo en la utilización del desfibrilador, sino también en la forma de proceder ante situaciones de emergencia producidas por atragantamientos y parada cardiaca para poder salvar una vida.

En España 1.900 personas mueren por atragantamiento, diez veces más que las causadas por incendios, cuatro veces más que en ahogamientos por inmersión y una cifra similar a las muertes por accidente de tráfico, cifras que ha hecho a la AMPA del centro de Educación Infantil y Primaria Villalpando decidirse a adquirir ampos dispositivos, dotando de una mayor seguridad al centro y alrededores.

En caso de parada cardiaca, según aseguró el instructor médico de la Empresa ENTELIA, se tiene aproximadamente 8 minutos para prestarle atención médica antes que los daños cerebrales sean irreversibles, tiempo muy escaso para que el personal del servicio de emergencias 112 pueda llegar, por lo que la actuación es fundamental para mantener con vida a una persona hasta que lleguen al lugar del suceso los servicios médicos.

Los responsables del curso explicaron a los integrantes de la comunidad escolar que ante una persona con parada cardiorespiratoria hay que tener claro lo que los expertos en emergencias denominan la ‘Cadena vital’, formada por la llamada al servicio 112, masaje cardiaco, desfibrilador y atención médica. Cualquier eslabón que en dicha cadena falle puede poner en peligro mortal a la persona afectada.

En los cursos prácticos se enseñó a responder con seguridad y diligencia a emergencias que pudieran ocurrir a tanto a bebés como a niños y adultos en los casos de atragantamiento y parada cardiorespiratoria. Los participantes analizaron distintas variables que se puedan encontrar y recibieron indicaciones básicas que pueden salvar una vida.

Compartir