Publicidad

El salón de actos de la Academia de Artillería fue escenario de un acto sencillo pero que acrecienta el acervo histórico y cultural del centro de enseñanza militar, que alberga ya entre sus muros el sable del teniente general Martín García-Loygorri e Ichaso, Duque de Vistahermosas y primer artillero en posesión de la Cruz Laureada de San Fernando, la condecoración más importante que se concede en tiempo de guerra en España.

La familia del ilustre artillero decidió entregar al centro de enseñanza militar en depósito el sable reglamentario perteneciente al militar cuyo historial le sitúa en lugares de honor de la historia del arma de Artillería y del ejército español, en un acto promovido por la Asociación Conde de Gazola, que sirvió como vehículo para realizar el deseo de sus familiares e incorporar el sable a la Cruz Laureada de San Fernando que ocupa un lugar destacado en el Museo de la Academia de Artillería.

El acto, al que asistieron los alumnos y profesores de la Academia de Artillería y numerosos invitados y familiares de García Loygorri, estuvo presidido por el general Director del Instituto de Cultura e Historia Militar, Carlos de la Fuente Chacón, el general Presidente de la Asociación Conde de Gazola, Antonio de la Corte García y Coronel Director de la Academia de Artillería, José María Martínez Ferrer

Tras el protocolo formal de la firma del acta de la cesión en depósito del sable, el coronel vocal de Protocolo y Relaciones Institucionales de la Asociación Conde de Gazola, Pablo Gil Ruíz impartió una brillante glosa de la figura histórica de Martín García Loygorri, en la que subrayó no sólo sus numerosos méritos en el campo de batalla, sino también su incesante labor para promover la enseñanza militar de Artillería en la Academia, de la que llegó a ser director.

El recuerdo de García Loygorri nos inspirará para ser cada dia mejores artilleros, mejores líderes y mejores personas.

El Duque de Vistahermosa Cristóbal García de Loygorri tomó la palabra para agradecer nuevamente el interés de la Academia por conservar el legado de su egregio antepasado, y cerró el turno de intervenciones el coronel de la Academia de Artillería, que señaló que conservar los recuerdos de los artilleros más ilustres que el arma ha dado en su historia “nos inspirará con su ejemplo para ser, cada día, mejores artilleros, mejores líderes y mejores españoles”.

Las intervenciones dieron paso al acto de entrega oficial del sable, que el duque entregó al coronel director del centro con el aplauso de todo el público asistente, y el general De la Fuente Chacón clausuró el acto subrayando la importancia de conocer la historia y las tradiciones de las Fuerzas Armadas como vínculo de conservación de los valores que sostienen la carrera militar.

Compartir