Publicidad

Los aficionados a la música sacra disfrutan en Segovia de la magnífica oportunidad de escuchar el deslumbrante sonido del órgano en la Catedral de Segovia, instrumento en el que algunos de los más prestigiosos organistas y maestros de la historia han hecho sonar a lo largo de los siglos.

Situado sobre el coro, el órgano del lado del Evangelio de la seo segoviana mantiene todavía una magnífica sonoridad tras siglos de funcionamiento, y el Cabildo Catedral quiere recuperar su antiguo esplendor a través de un proyecto de restauración integral que ayer recibió el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio.

La actuación proyectada ha sido valorada por la comisión como “adecuada y respetuosa” con el bien que se pretende conservar, y en la solicitud presentada por el Cabildo se hace constar que el objetivo final es recuperar el estilo y el sonido original del órgano, por lo que la restauración se llevará a cabo tanto en el instrumento como en el mueble que lo aloja.

Para ello, se eliminarán elementos y reformas o añadidos “que hipotequen la integridad del instrumento”, según explica la Delegación Territorial de la Junta en una nota de prensa, y también se recuperarán los elementos originales que se conserven almacenados para llevar a cabo una restauración “estructural y ornamental del conjunto”.

En el mueble, la restauración propone una intervención similar al tratamiento que se realiza en la mazonería de los retablos, que incluye la limpieza, consolidación, asentado de policromías y tratamiento del etiquetado en papel manuscrito; así como el tratamiento de los elementos metálicos vistos, la reintegración de volúmenes y lagunas y el encolado de las piezas recuperadas e inestables.

La Comisión Territorial recuerda al Cabildo la necesidad de suscribir un seguro de obras de arte si en algún caso la restauración obliga a trasladar piezas fuera de la Catedral para trabajar en taller.

Más de 60 años después de la instalación del órgano de la Epístola en la Catedral, obra de Pedro de Liborna, en 1769 se inician los trabajos de un nuevo órgano para el lado del Evangelio, dentro del coro, gracias a la donación hecha por el Obispo de Segovia, Juan José Martínez y Escalzo. En esta ocasión, el Cabildo Catedral recurrió a Pedro Manuel de Echevarrría, aunque en la práctica será su hijo, José de Echevarría, quien realizara la construcción del órgano por la cantidad de 20.000 ducados.

La caja, que alcanza los 19 metros de altura, fue encargada al ensamblador y tallista madrileño Juan Maurat y, seis meses más tarde el 23 de junio de 1770, Santiago Casado, el mismo que doró la caja del órgano de la Epístola, presenta las condiciones para su decoración. Ambos trabajos fueron terminados en 1771 y, en 1773, José de Echevarría entrega el órgano al Cabildo y se le abonan los últimos pagos pendientes.

A finales del siglo XIX, en 1892 el órgano del Evangelio fue objeto de una profunda reforma de la mano de Juan Otorel, cambiando en lo instrumental hacia una orientación romántica, aunque manteniendo la práctica totalidad del órgano de José de Echevarría.

Las intervenciones durante el siglo pasado fueron constantes aunque en aspectos concretos, y no fue hasta 1954 cuando se intervino a gran escala, con la instalación de un ventilador eléctrico y, hasta hoy, el mantenimiento es periódico, destacando su buen funcionamiento

Compartir