Reino Unido e Irlanda, enfrentados por la negociación de la frontera norirlandesa

El comisario irlandés de la UE, Phil Hogan, advirtió que Dublín podría vetar las negociaciones sobre el brexit si no se alcanza un acuerdo sobre las condiciones de la frontera norirlandesa tras la salida de Reino Unido de la UE. En cambio, Londres aseguró que la frontera se definirá en las negociaciones del futuro tratado comercial bilateral.

Hogan aseguró que “jugarán duro hasta el final” en declaraciones al semanal británico ‘The Observer’. “Si Reino Unido o Irlanda del Norte siguen en la unión aduanera de la UE o, mejor aún, en el mercado único, no habrá problema por la frontera. Es una cuestión muy simple. Me fascina la fe ciega que ponen en Londres sobre un hipotético acuerdo de libre comercio”, dijo.

En respuesta, el ministro de Comercio Internacional de Reino Unido, Liam Fox, subrayó que no se puede resolver la cuestión de la frontera hasta que se alcance un acuerdo comercial Reino Unido-UE. Bruselas por su parte advierte de que no se abrirán las negociaciones comerciales hasta que se logre un acuerdo sobre el Brexit y en cuestión de días.

“No queremos que haya una frontera dura, pero Reino Unido va a abandonar la unión aduanera y el mercado único”, apuntó Fox en declaraciones a un programa de Sky News. Londres sí estaría dispuesto a un acuerdo especial para Irlanda, pero antes considera necesario concretar la relación comercial bilateral.

“Siembre hemos tenido excepciones para Irlanda, tanto en derechos de voto como en los derechos de residencia en Reino Unido. Siempre hemos aceptado una cierta asimetría y así será en cualquier acuerdo que lleguemos con la UE, pero no podemos lograr una respuesta final a la cuestión irlandesa hasta que tengamos una idea del status final”, argumentó Fox.

Desde la oposición, el portavoz laborista de Economía, John McDonnell, expresó su preocupación por las palabras de Fox y sus posibles repercusiones en la negociación. “Espero que no sea una postura respaldada por Downing Street”, señaló.

El responsable laborista de Comercio Internacional, Barry Gardiner, expresó incluso que no descartarían permanecer en el mercado único y negociar una nueva unión aduanera con la UE.

“Sería estúpido como oposición plantarse y decir que esta es la solución sin estar siquiera en la mesa de negociaciones. Si estuviéramos en la mesa, podríamos tener esos debates. Me encantaría que (la primera ministra) Theresa May convocara esas elecciones y nos permitiera hacerlo, pero hasta entonces no sería sensato decir lo que conseguirías en las negociaciones”.

Compartir