Concluye el arreglo de la carretera entre Cantimpalos y la autovía de Valladolid

La obra estaba enmarcada dentro del Plan Provincial de Carreteras de la Diputación, y ha tenido un coste de 310.000 euros

La Diputación ha concluido el arreglo de la carretera entre Cantimpalos y la autovía de Segovia-Valladolid, conocida como autovía de Pinares. Unos trabajos en los que ha invertido cerca de 310.000 euros.

Las obras fueron adjudicadas a la empresa Construcciones Beltrán Moñux en 267.6700 euros, pero la institución provincial ha acometido también con medios propios la mejora de siete curvas que presentaban un trabajo irregular en la que ha invertido otros 40.000 euros.

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, ha querido conocer el resultado de los trabajos desarrollados. En su visita, ha estado acompañado por la alcaldesa de Cantimpalos, Inés Escudero; los diputados de Acción Territorial y Administración y Personal, Basilio del Olmo y José Luis Sanz Merino; y el jefe de Conservación y Explotación, Arturo Díez

El proyecto está enmarcado dentro del Plan Provincial de Carreteras 2016-2018, en la anualidad de 2017, y su financiación se ha realizado con fondos propios de la Diputación del presupuesto del año 2017.
Los trabajos han abarcado desde el punto kilométrico 2+600 y el 7+400 de la carretera 128 (SG-V2115), que conecta la CL-603 Segovia-Aranda de Duero con la A-601 por Cantimpalos.

Ese itinerario constituye una vía de comunicación importante fundamentalmente para los habitantes de Cantimpalos, aunque también es utilizada por los municipios próximos para conectar con itinerarios de rango superior como son la A-601 (Autovía-Valladolid a Segovia) y la CL603 (Segovia a Aranda de Duero).

Las obras se han extendido desde la Plaza de Cantimpalos hasta la rotonda que da acceso a la A-601. La última actuación en el pavimento consistió en el refuerzo del firme con mezcla bituminosa en caliente en el año 2000, habiendo tenido una duración de 17 años. Se trataba de un tramo muy castigado por el tráfico pesado debido a la presencia de muchas industrias en la zona, lo que había provocado un notable deterioro del aglomerado con agrietamientos y asentamientos.

Las actuaciones realizadas en la vía, que cuenta con una Intensidad Media Diaria de 176 vehículos, han comprendido el reforzamiento del pavimento para dotarlo de regularidad, mejorando su capacidad portante, y al mismo tiempo ofrecer al conductor una mejor comodidad y seguridad.

Los trabajos se iniciaron con el fresado de aquellas zonas con piel de cocodrilo que se detallan en las mediciones, con posterior reposición con aglomerado asfáltico en caliente. Asímismo se ha realizado un fresado de los bordes de la calzada de la travesía de Cantimpalos para evitar tapar los bordillos con el nuevo pavimento. Tras el fresado se ejecutó el extendido de una capa intermedia de regularización de tres centímetros de espesor medio y a continuación se extendió la capa de rodadura de cuatro centímetros de espesor, ambas de aglomerado asfáltico en caliente. En la travesía de Cantimpalos solo se extendió una capa de rodadura de cuatro centímetros con el mismo material. En esta travesía se recrecieron asímismo las tapas de pozo de registro y de sumideros.

Posteriormente se realizó el recrecido de arcenes con zahorra artificial y el pintado de la señalización horizontal, tanto en el eje como en los bordes en todo el tramo con pintura termoplástica.

Compartir