Los fuegos intencionados disparan los incendios de la región en 2017

Los focos provocados queman 34.186 hectáreas, el 67% del total, en un año que ha sufrido un 49% más de siniestros y en el que prima la alta incidencia en los meses previos al verano

Los incendios forestales en Castilla y León han aumentado un 49 por ciento en 2017 con respecto a la media del último decenio, hasta los 2.586, y se han disparado los de carácter intencionado, con un 67,2 por ciento del total (1.715 frente a una media del 53,1).

Así, en la Comunidad, hasta el mes de octubre, se han visto afectadas 40.114 hectáreas de superficie, de las que 10.380 son arboladas, un 159 por ciento más que la media.

Además, los 1.715 incendios forestales han supuesto la pérdida de 34.183 hectáreas forestales, según los datos aportados por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha comparecido en las Cortes de Castilla y León para hacer balance de los incendios en lo que va de año.

El consejero, quien ha incidido en que el 59 por ciento de los fuegos -un total 1.510- no ha alcanzado la hectárea y se han quedado en conato gracias a la rapidez y la eficacia del operativo, ha destacado el elevado número de incendios, que fundamentalmente se ha debido a las condiciones climatolólgicas y los causados por la mano del hombre, con un gran aumento de los intencionados.

Otra de las características de este año, según Suárez-Quiñones, es la elevada siniestralidad fuera de la época de verano, ya que el 72 por ciento de los incendios registrados este año se han producido en los meses de enero a junio y en octubre -la media de otros años es del 53 por ciento-.

Durante los meses de verano ha habido menos incendios que la media de otros años, con un total de 725, lo que ha atribuido principalmente a la disminución de las cosechas junto con la ausencia de vegetación herbácea, que reduce el número de incendios derivados del uso de maquinaria.

Entre las cuestiones que caracterizan este año también se encuentra la virulencia de los incendios provocada por la sequía acumulada y por las desfavorables condiciones meteorológicas reinantes en muchas épocas del año.

FuenteEUROPA PRESS  VALLADOLID
Compartir