La suerte no mira a Nava

El Viveros Herol vuelve a tener la fortuna en contra ante un rival que sabe aprovecharlo

Por segundo partido consecutivo, el Viveros Herol Nava perdió por un gol de diferencia, en esta ocasión en la cancha de un Villa de Aranda que aprovechó mejor los detalles a su favor, y que tuvo la suerte de cara en los momentos decisivos del encuentro.

Pedía Dani Gordo que su equipo fuera competitivo desde el primer minuto y hasta el final, pero lo cierto fue que el Viveros Herol Nava tardó en entrar en la cancha, un hecho que aprovechó el Villa de Aranda para, apoyándose en su 5:1 defensivo, adquirir las primeras rentas en el marcador, que supo mantener durante todo el primer tiempo.

Sirva como ejemplo que, apenas superado el quinto minuto de partido, el técnico navero ya tuvo que parar el choque después de que el cuadro local machacara su segundo contragolpe para hacer el 4-1. Así que, cuando los segovianos comenzaron a adaptarse al sistema defensivo impuesto por Carlos Colmenero, el electrónico ya señalaba que había que hacer muy bien las cosas para conseguir remontar.

Y, durante toda la primera parte, lo más que pudo hacer el conjunto segoviano fue mantenerse en el partido, intentando adaptar su ataque a la intensidad defensiva que ponía sobre la cancha el equipo de casa, llevando en volandas por una afición que festejaba cada acierto defensivo como si de un gol se tratase. Así, y después de que Nava fallase varios lanzamientos desde los siete metros, el Villa de Aranda fue capaz de igualar el parcial de 1-1 pese a sufrir una exclusión, e incluso tuvo ataque en los últimos segundos del choque para marcharse al descanso con cinco goles de renta. Pero Ernesto estuvo más listo, y lanzó una rápida contra que Bruno culminó sobre la bocina, cerrando la primera parte con un 14-10 evidentemente peligroso para los naveros, pero aún asumible si se hacían bien las cosas en el segundo período.

Mejor, pero… Y, de hecho, sí se hizo el trabajo mucho mejor en la reanudación, ya que salvando el primer gol del Villa de Aranda que colocó el 15-10 en el marcador, el equipo de Dani Gordo estuvo mucho más activo en defensa, y en la ofensiva encontró más espacios para atacar el 5:1 local, apoyando el juego en las conexiones con Filipe en los seis metros. De esta manera, en tan solo siete minutos el parcial de 1-5 devolvía las tablas al electrónico. Partido nuevo, y el Villa de Aranda que cambiaba de portero esperando un mayor porcentaje de paradas de Ricardo Amérigo, porque De Vega no tenía la tarde frente a los lanzadores segovianos.

Pero de nuevo en los momentos importantes del partido, al Viveros Herol Nava le salieron las cosas al revés. Cuando mejor estaba defendiendo, llegó la exclusión de Toma Brakocevic, que le dio al Villa de Aranda la oportunidad de volver a ponerse por delante. Pese a ello, se defendió bien la inferioridad, e incluso poco después los visitantes tuvieron un ataque para colocarse por delante… pero la bola se empeñó en no llegar en buenas condiciones a Darío en el extremo, lo que supuso encajar un gol en el siguiente ataque local. Poco después, Agustín Casado estrellaba su lanzamiento en el larguero… y el balón le caía a Manuel García casi en el centro de la cancha, para que corriera la contra y anotara el 21-19.

El mazazo fue importante para el Viveros Herol, que se encontró con un buen agujero en la defensa del pivote en los seis metros que hizo imposible la remontada, por más que en el intercambio de goles la diferencia final quedara reducida a un tanto. La tercera derrota consecutiva llegó donde podía llegar, y de nuevo producto de detalles que se pueden mejorar.

FuenteJ.M.  SEGOVIA
Compartir