A cara de perro

La Segoviana compite de igual a igual con el Fabril, repartiéndose los puntos con justicia

Con mucho mérito, ante el segundo clasificado, la Gimnástica Segoviana obtuvo la sexta igualada de manera consecutiva (0-0) y, en realidad, hizo méritos suficientes para ganar, si bien lo negativo es la continuidad azulgrana en el penúltimo puesto de la tabla. La segunda parte arrojó los mejores instantes del equipo de Abraham García. Un cabezazo del central Anel en la prolongación pudo mandar los tres puntos a Segovia.

El primer tiempo mostró el orden defensivo visitante. Resultó del todo infructuoso el dominio del Fabril, invicto desde la segunda jornada y sin recibir goles en las segundas partes desde entonces. Aunque con dos delanteros de inicio en el dibujo, Dani Arribas y el exfabrilista y gallego Alberto Leira, la Segoviana apenas pisó el área contraria antes del descanso, porque la consigna era clara: controlar todo lo posible el juego de toque del filial deportivista, haciendo un buen desgaste en el centro del campo.

Esa fue la razón por la que el técnico apostó por incluir a Domingo en el equipo inicial, acompañando a Manu en el doble pivote. El centrocampista hizo un gran trabajo, pero sufrió un par de golpes durante la primera mitad que le llevaron a no salir del vestuario para disputar el segundo tiempo, adelantando los planes que tenía previstos Abraham, que dio entrada a Fernán, más fresco después de no jugar el pasado miércoles ante la Ponferradina por sanción.

En el ecuador del período inicial, Romay cabeceó fuera un saque de falta de Edu, que le puso el balón franco para que el deportivista rematase ligeramente desviado sobre la portería de un Pablo que no hubiera podido hacer nada de haber ido el balón un poco más hacia la derecha. El Fabril intensificó el dominio y probó fortuna con un lanzamiento desviado de Blas desde fuera del área, pero se marchó a los vestuarios con la sensación de tener enfrente a un rival que conocía bien sus movimientos ofensivos, y que realizaba muy pocas concesiones, aunque ello significara perder mucha presencia en la ofensiva.

El panorama varió tras el paso por los vestuarios. Mejorado con la entrada de Fernán, el equipo azulgrana (ayer con su segunda equipación) se creció y dispuso de varias ocasiones para llevarse todo el botín. De una mala salida del portero local, Álex Cobo, descentrado en el segundo período, estuvo a punto de sacar tajada Asier Arranz con un disparo lejano que fue despejado por el propio portero. En el minuto 61, Álex Cobo volvió a ser protagonista entregando el balón a Fernán, cuyo disparo también lo despejó el guardameta con apuros.

Lo mejor, para el final La Segoviana hacia dado un paso hacia delante, y al Fabril le comenzó a pesar demasiado la semana de incertidumbre que ha pasado tras la marcha de su entrenador al primer equipo. La presión visitante sobre la salida del balón fue mucho más intensa en estos segundos cuarenta y cinco minutos, de tal manera que fue la Segoviana quien llevó el mando del choque, si bien es cierto que teniendo siempre presente que la calidad de los locales podía poner al equipo en un serio compromiso.

Pero la apuesta de Abraham era clara, y la incorporación de Quino aportó aún mayor frescura a los segovianos ante un Fabril invadido de dudas con su entrenador interino, pero que, hacia el ecuador del segundo tiempo, amenazó con un remate forzado de Raúl a balón parado, y dispuso de una clara oportunidad mediante una acción individual de Queijeiro con disparo, el primero del Fabril entre los tres palos, rechazado por Pablo a saque de esquina.

Volvió a aparecer en escena el gallego Fernán, con dos remates desviados en el intervalo de un minuto, cuando el partido encaraba su recta final. Con pocas acciones reseñables hasta que se cumplió el tiempo reglamentario, La prolongación decretada por el colegiado asturiano Fernández Pérez fue muy emocionante al albergar una clara oportunidad por bando.

En el minuto 91, Álex Cobo despejó a bocajarro un cabezazo de Anel tras un saque de falta de Asier Arranz en la ocasión de gol más clara para la Segoviana, que bien pudo haberse llevado los tres puntos de haber culminado esa oportunidad… y bien pudo haber perdido el punto que tenía medio minuto después, porque al contragolpe y después del córner consiguiente, el local Borja Galán chutó fuera una increíble combinación entre Uxío, Ismael y Edu, que le sirvió el balón de tacón para que el deportivista lo enviase rozando el palo de la portería gimnástica. De esta manera se cerró el tercer empate consecutivo del Fabril, y el sexto de la Segoviana, que continúa acumulando más sensaciones positivas que puntos.

FuenteJ.M./A.11  SEGOVIA/CORUÑA
Compartir