El Ayuntamiento valora el antiguo hotel Victoria en 1,2 millones de euros

Al no presentar la propiedad del edificio el proyecto requerido por el Consistorio, se aplica ya el régimen de venta forzosa al inmueble y se convoca el concurso público

El antiguo hotel Victoria, situado en la Plaza Mayor de Segovia, ya tiene precio, en concreto 1.224.991,59 euros. Al menos ese es el precio establecido por el Ayuntamiento para sacar el inmueble a concurso, dando un nuevo paso en el expediente de venta forzosa que se abrió el pasado mes de julio.

Fue el día 20 de julio cuando el equipo de Gobierno, debido al mal estado en el que se encuentra el antiguo hotel, tomó una “medida drástica”, según anunció entonces la propia alcaldesa, Clara Luquero: denegar la licencia ambiental y de obras para su rehabilitación e iniciar el procedimiento de venta forzosa del inmueble.

La propiedad del edificio interpuso un recurso de reposición contra dicho acuerdo de la Junta de Gobierno Local; y en la reunión celebrada ayer se acordó desestimar dicho recurso y dar un paso más en el expediente de venta forzosa, que es sacar a concurso el edificio.

Recordó Luquero tras la sesión que “el Ayuntamiento recibió un proyecto de obras de consolidación por parte de los propietarios del bien que no cumplía en absoluto los requisitos del Ayuntamiento”. Además, insistió la alcaldesa en que “hay reiteración de incumplimientos y este expediente viene de un largo recorrido; de hecho, en los antecedentes nos estamos remitiendo al año 2000”, motivos por los que “tomamos la decisión de iniciar el expediente de venta forzosa”.

A partir de ahora, explicó la regidora, hay que seguir determinados pasos, comenzado por la valoración del inmueble, cifrada en 1.224.991,59 euros por el área de Urbanismo municipal, que se habría basado en un peritaje del edificio para determinar el coste de salida a concurso.

Así, el siguiente paso es “proceder a la convocatoria de concurso público para la adjudicación del inmueble, porque ha quedado acreditado el incumplimiento de los deberes urbanísticos por parte de la propiedad del bien”, prosiguió Luquero.

Es más, añadió que “ya en el procedimiento de la caducidad de la licencia de 2015 se hacía una referencia muy clara a la posibilidad de aplicar el régimen de venta forzosa en el caso de no solicitarse licencia o si, una vez solicitada, se denegaba, como es este caso, en el que se deniega porque la licencia no alude al requerimiento formulado por el Ayuntamiento”.

Así, según el acuerdo aprobado ayer de urgencia en la Junta de Gobierno Local, se declara “la imposibilidad para los propietarios de proseguir el proceso edificatorio”, por lo cual se determina “la declaración de utilidad pública y necesidad de ocupación a efectos expropiatorios” del antiguo hotel Victoria.

Asimismo, el acuerdo establece que “se proceda de forma inmediata a la convocatoria de un concurso para la adjudicación del

inmueble objeto del régimen de venta forzosa, en el que el adjudicatario del concurso tendrá la condición de beneficiario de la expropiación, el propietario tendrá la condición de expropiado, y la valoración [de 1.224.991,59 euros] tendrá la consideración de justiprecio expropiatorio”.

Posible subasta A pesar de salir a concurso, apuntó la alcaldesa, es probable que nadie quiera comprar el inmueble, por lo que “si quedara desierto, entraríamos en un segundo expediente de subasta”. Una vez llegados a este punto, anunció Luquero, se realizará “una rebaja del 25 por ciento sobre la valoración del inmueble”.

En cualquier caso, “estamos hablando de un expediente que se inicia ahora pero que es de largo recorrido, tiene una temporalidad muy amplia, porque me imagino que tendremos que afrontar diferentes tipos de recurso y es muy difícil estimar cuál va a ser el calendario”.

Este asunto ya fue comentado también en julio, cuando se abrió el expediente. Entonces explicó la regidora que la venta forzosa es “un procedimiento que contempla la Ley de Urbanismo de Castilla y León para que, en caso de que el propietario de un bien no actúe, enajenándose, pueda caer en manos de un propietario que sí actúe”. En todo caso, añadió, “si en el camino de esta tramitación que es larga, pues el expediente de venta forzosa puede durar entre año y medio o dos años, la propiedad lo reconsidera y se pone en contacto con el Ayuntamiento y muestra su voluntad de ejecutar las obras en el edificio, nosotros siempre podríamos paralizar el expediente”, eso sí, aportando todas las garantías de que se van a realizar las obras, advirtió.

FuenteV. Labrador 
Compartir