Ocho muelas

El Naturpellet cae goleado ante un FC Barcelona que muestra una pegada extraordinaria

Decía Joaquín Caparrós, cuando siendo técnico del Levante visitó el Camp Nou, y se llevó un severo correctivo, que el partido ante el FC Barcelona en la Ciudad Condal era “como la visita al dentista, que la tienes que pasar sí o sí”, y lo hacía intentando que doliera lo menos posible, algo que pocas veces ocurría. Ayer, en un Palau que ha visto tiempos mejores en cuanto a aficionados se refiere, el Naturpellet pasó (sufrió) la visita al dentista de la LNFS, un Barça que, sin practicar un fútbol sala extraordinario de calidad, sí tiene una pólvora que posiblemente no tenga ningún conjunto de la Primera División, ni siquiera el Inter Movistar.

Diego Gacimartín no quiso forzar a Alvarito, porque el concurso del segoviano posiblemente sea mucho más importante el próximo sábado ante el Levante, y optó por un quinteto de calidad, tratando de manejar la pelota ante la presión desatada de un Barça que apostaba por el uno para uno de Dyego en banda izquierda para llevar el peligro. El brasileño mostró su calidad desde el minuto1, y en el 3 ya había puesto a su equipo por delante, tras marcharse como quiso de su par, y batir a Cidao por bajo.

Tuvo dos ocasiones el Naturpellet para igualar la contienda, pero Sergio equivocó el remate ante Sedano, y a Buitre su taconazo se le marchó fuera por poco. Y mientras el equipo segoviano trataba de cogerle el pulso al partido, Esquerdinha se hacía con un balón sin dueño cerca del área segoviana, y de suave vaselina ponía el 2-0. Apenas reiniciado el partido, Marc Tolrá se sumaba a la fiesta blaugrana marcando el tercero de fuerte lanzamiento.

Pidió Diego Gacimartín tiempo muerto tratando de recomponer la maltrecha moral de sus hombres, porque el Barça era el dueño y señor del partido sin hacer poco más que mover rápido la bola buscando a sus hombres desequilibrantes, y presionar con mucha intensidad. Así, Ferrao recibió de espaldas a la portería, se giró de forma espectacular, y clavó el 4-0 cuando el encuentro caminaba por el ecuador de su primera mitad.

Fue en ese momento cuando las rotaciones hicieron bajar un poco el ritmo local, y pudieron respirar los jugadores segovianos, que comenzaron a enlazar algunas jugadas de cierto mérito, hasta llegar incluso a empatar en la posesión del balón al Barça. Javi Alonso redujo las diferencias superando a Sedano con calidad tras el saque de una falta en la frontal, y poco después se llevaba el codazo en la cara por parte de Rafa López en una clara acción por la banda que mereció bastante más que lo que señalaron los árbitros, que fue nada.

Acabado Pero como quiera que apenas marcado el 4-1, al Barça se le cayó otro gol de la chistera, en un lanzamiento lejanísimo de Joselito que entró ajustado al palo, el encuentro se fue al descanso con el 5-1 y la sensación de que el castigo para el Naturpellet podía ser mucho mayor, porque el líder demostraba una pegada extraordinaria.

Era evidente que la segunda parte iba a sobrar, como así fue. Tras unos minutos en los que la intensidad defensiva del Naturpellet igualó a la del FC Barcelona, Diego Gacimartín apostó por el portero-jugador con Carlos Muñoz. Pero el equipo que dirige Andreu Plaza tenía prevista esta contingencia, y el juego de cinco segoviano fue inofensivo en muchas fases, hasta que un error en la salida de la pelota puso en bandeja el 6-1 para Aicardo.

Así que el técnico segoviano optó por no correr más riesgos, y esperar a que pasaran los minutos volviendo a colocar a Cidao bajo los palos. El portero del Naturpellet las sacó de todos los colores, porque el Barça siguió creando ocasiones de donde no parecía haber casi nada. Y así el partido se fue deslizando hacia su final, con el Naturpellet mejorando su imagen poniendo más intensidad en la presión, aunque con un acierto nulo de cara al marco, y un líder relajado tras hacer todo su trabajo en la primera parte, pero que aprovechó el último minuto para cerrar la cuenta con dos goles más. La visita al dentista costó ocho muelas. Y pudo ser peor.

FuenteJ.M. 
Compartir