Un escalón más alto de lo que parece

El Viveros Herol Nava se disputa el liderato de la División de Honor Plata frente a Los Dólmenes de Antequera, equipo recién ascendido a la categoría.

A la intempestiva hora de las ocho y media de la tarde (que son fiestas en Nava, y hay corrida de rejones), el líder de la División de Honor Plata saltará a la cancha para medirse al segundo clasificado en un encuentro que puede significar la tercera victoria consecutiva del Viveros Herol, y con ella la constatación de un impecable inicio de liga, o bien un ligero frenazo a la ilusión del club de conseguir cuanto antes los puntos necesarios para “asentarse en la categoría”, lo que viene a ser (algo así) como lograr la permanencia, que el club ha cifrado en 20 puntos, con tiempo suficiente como para pensar en otras metas mayores.

En la octava semana de trabajo para el equipo de Dani Gordo, la plantilla continúa afianzando los conceptos, tanto defensivos como ofensivos, que han de sustentar una buena temporada, “pero el primero de los conceptos es el de la humildad”, afirma el técnico, que es consciente de que el equipo no ha tenido nada más que un buen inicio, “y hemos logrado cuatro puntos para estar un poco más cerca del objetivo de la permanencia”. La temporada es larga, y el entrenador navero no quiere euforias, “y sí mirar solamente a nuestro siguiente objetivo. A ver si vamos a levantar la cabera, y lo que pasa es que nos tropezamos con el siguiente escalón”.

Un ascendido en buena línea Y ese escalón es un conjunto recién ascendido, el antequerano equipo de Los Dólmenes, que también ha ganado sus dos primeros partidos de competición, y que marcha segundo en la tabla lógicamente empatado a puntos con el Viveros Herol. Dani Gordo no se fía ni un pelo de los recién ascendidos, “precisamente por eso, porque llegan de dinámicas positivas que propician que los jugadores ofrezcan un plus en su rendimiento, además de la lógica calidad en su balonmano. Por eso estos rivales son tan peligrosos al comienzo de las temporadas”. Tres jugadores destacan en el cuadro malagueño, el goleador Nacho Soto, el lateral Guille de la Sierra, que procede del Puente Genil, y el central Adrián Santamaría.

Ante un oponente de las características del que entrena Lorenzo Ruiz, el Viveros Herol Nava quiere volver a hacer gala de sus señas de identidad: una defensa muy férrea en el 6:0 que ayuda muy bien a la portería, más un ataque muy dinámico en el que el equipo ha sabido amoldarse a las defensas 5:1 que han tratado de poner coto a sus sistemas, jugando con dos centrales y buscando las penetraciones. Precisamente Los Dólmenes suele poner en práctica este sistema con un defensor adelantado, buscando dificultar lo máximo posible los ataques del rival.

En forma Salvo Oleg Kisselev, lesionado de larga duración, el resto del plantel navero estará a disposición del técnico, y esa es una gran noticia para Dani Gordo, “porque es una tranquilidad saber que todos los jugadores, salvo Oleg, están sin lesiones, y que físicamente también están a tope”. Precisamente ese apartado físico está siendo un aspecto muy destacable en la plantilla, ya que el ritmo que imprime el Viveros Herol a los partidos precisa de un soporte físico del que el plantel está haciendo gala en estas primeras jornadas de competición, y el técnico lo valora de manera muy positiva, “ya que así todos pueden tener minutos, y conseguimos que se sientan importantes en el equipo”.

Habrá buen ambiente en las gradas, porque poco a poco la afición va ilusionándose con el juego del equipo, y aunque la prudencia obliga a mantener la calma, no cabe duda de que el liderato de la clasificación, y el juego desarrollado por un equipo aún en construcción, lleva al optimismo.

FuenteJ.M.  SEGOVIA
Compartir