La falta de espacios asfixia los servicios para enfermos de alzhéimer

El colectivo de familiares de pacientes AFA urge a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento “realidades” que permitan construir el centro específico proyectado hace once años

La necesidad de contar con un centro específico para enfermos de alzhéimer en Segovia es acuciante y después de once años de espera en los despachos de las administraciones este proyecto no admite retrasos. La reivindicación es lanzada por la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Segovia (AFA) que a diario atiende a cerca de cien personas en las instalaciones que ocupa en el Centro Integral de Servicios Sociales de la Albuera. La falta de espacios bloquea la posibilidad de ampliación de prestaciones pero también dificulta la atención que se da. “Estamos asfixiados y las consecuencias son para los enfermos, pero también para los trabajadores y las familias”, asegura la presidente de AFA Segovia, Isabel Miranda.

La lista de espera de familias que requieren una plaza en las unidad de estancias diurnas y en los talleres de AFA se ha cronificado. “A los pocos meses de abrir en el CISS de La Albuera, en 2001, empezamos a tener lista de espera y no ha desaparecido, puede haber fluctuaciones pero siempre tenemos familias pendientes de una plaza”, comenta la gerente de AFA, Anabel de Pedro, indicando que ahora mismo hay una veintena de solicitudes a la espera de una vacante y eso que en verano ha habido bastantes entradas.

Isabel Miranda asegura que los trabajadores se encuentran limitados para afrontar adecuadamente situaciones complejas, como un cambio de comportamiento de un usuario, en un espacio reducido y compartido. “Andamos con los biombos de un lado a otro”. “Y —añade la presidenta de AFA— aunque programamos muchos actividades fuera del centro, porque no paramos, en invierno los usuarios se pasan ocho horas metidos en la planta de un edificio”.

Las responsables de la asociación explican que a lo largo de todos estos años que llevan con esta demanda, las necesidades y los servicios han cambiado. “Ahora —indican— estaríamos hablando de construir un espacio donde se puedan tener Estancias Diurnas, pero también unidades de respiro, y servicios que cubran las necesidades en los primeros momentos de la Enfermedad, como son los Talleres de Estimulación Cognitiva. Además de espacios para las actividades de familiares y cuidadores”.

El paso del tiempo ha hecho que los integrantes de AFA pidan a las administraciones que pasen de los compromisos verbales a los hechos, y conviertan en realidad su implicación en la construcción del centro. En el caso del Ayuntamiento de Segovia, haciendo efectiva la prometida cesión del terreno donde se edificará, y en el de la Junta de Castilla y León, aportando los 700.000 euros que ha anunciado dar para las obras, o al menos adelantando una parte. La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Segovia tendrá que afrontar la parte restante hasta el 1.100.000 euros en que se ha presupuestado la ejecución del centro. “Nos gustaría sentirnos arropados por todas las administraciones públicas segovianas en este proyecto, pues solo con la colaboración y el respaldo de todos podremos sacarlo adelante. Es una necesidad de la ciudad de Segovia y es responsabilidad de todos, dar respuesta hoy y en el futuro, a esta necesidad”, afirma AFA.

FuentePuri Bravo 
Compartir