AVE Romanorum Vita

La muestra, que reconstruye casas y calles de una ciudad romana, puede visitarse en la Plaza Día Sanz, hasta el 7 de noviembre

Segovia da la bienvenida a la exposición ‘Romanorum Vita’ que muestra una parte de su propio pasado, de forma amena y didáctica, alternando el peso de la documentación histórica con el gancho de enriquecedoras curiosidades. Los visitantes comprobarán que sus antepasados del siglo I después de Cristo tenían tablet, platos de pizza, pasos de peatones y propaganda electoral, pero también conocerán cómo hacían la compra, especulaban con el valor del suelo, afrontaban la presión demográfica, pavimentaban calles y dotaban a sus ciudades de sistemas de alcantarillado y agua corriente. Y todo esto en la plaza de Día Sanz, junto al Acueducto, emblema de la época romana, como fue subrayado en la presentación de la exposición. “El corazón de Segovia es romano y tiene forma de acueducto”, señaló la alcaldesa Clara Luquero, quien junto al director de área de negocio de CaixaBank en Segovia y Ávila, José Ángel Matarranz; y la comisaria de la muestra, Isabel Rodá; inauguraron la exposición ‘Romanorum Vita. Una historia de Roma’ que puede visitarse hasta el día 7 de noviembre, con entrada gratuita.

La Obra Social ‘la Caixa’, en colaboración con el Ayuntamiento de Segovia, presentan una exposición de divulgación histórica que pretende explicar cómo se vivía en las ciudades romanas. Se trata de una muestra itinerante que invita a los visitantes a mirar, oler, escuchar y, en definitiva, a vivir durante unas horas como lo hacían los romanos. Para ello, se ha recreado parte de una ciudad romana en plena época imperial, en el siglo I d.C., tomando referencias de Pompeya antes de su destrucción, según Isabel Rodá.

Los comisarios se han basado en las descripciones literarias y los testimonios arqueológicos de hace 2.000 años para reproducir, en tamaño real, algunos de los distintos espacios que formaban la ciudad.

En ‘Romanorum Vita’ los visitantes descubrirán que, en las calles, artesanos y comerciantes desarrollaban todo tipo de actividades, y cómo estas se llenaban de gente. Paseando por una calle cualquiera o por delante del foro de una ciudad romana, los espectadores comprobarán cómo eran las letrinas y el olor que desprendían. O cómo eran los comercios y que ya existía lo que podríamos considerar como el precedente de los locales de comida rápida.

En la muestra se ha hecho un uso innovador de distintos elementos, —desde la inclusión de ruidos y olores característicos de la época hasta la interacción entre el espacio escenográfico y un gran audiovisual— para lograr que los espectadores se sumerjan en la ciudad y descubran sus similitudes con la vida cotidiana actual. Uno de estos montajes audiovisuales se proyecta sobre la fachada de la domus, de 12 metros de ancho, y en él pueden verse los personajes clave de la ciudad romana gracias a un rodaje realizado con más de 30 figurantes.

La muestra, de 400 metros cuadrados, da la bienvenida a los visitantes en una ciudad arquetípica del Imperio Romano y presenta un día cualquiera de esa ciudad, veinticuatro horas en que descubrirán cómo era la vida en la calle y en el interior de una casa de una familia que podríamos considerar de clase media alta.

La Obra Social ‘la Caixa’ también ha preparado recursos de accesibilidad para personas con deficiencias visuales, como son una audiodescripción y una guía en lenguaje braille.

pasado y presente Establecer paralelismos entre las ciudades romanas y las ciudades actuales es otro de los objetivos de la muestra. En la ciudad romana, por ejemplo, la actividad no cesaba ni un instante, especialmente después de que un edicto de Julio César prohibiese la circulación de carros y animales durante el día para evitar accidentes. Así, de día las calles eran más seguras, pero el ruido nocturno aumentaba extraordinariamente. No era fácil dormir en una ciudad romana, según la catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Barcelona, Isabel Rodá.

También se explican las relaciones sociales entre ciudadanos de distintas clases y el uso de los espacios públicos, a la vez que se detallan otros aspectos importantes en la vida pública, como pueden ser la política y la religión.

Por último, los visitantes de Romanorum Vita podrán entrar en una casa típica de la clase media alta romana, pasear por sus distintas estancias y descubrir su distribución, la decoración empleada o los vivos colores con que pintaban las paredes.

Roma en la red

Romanorum Vita aprovecha los recursos de la red y tiene actividad en línea de forma paralela y complementaria, a las visitas presenciales.

El proyecto en línea, accesible desde www.romanorumvita.com y www.laCaixa.es/ObraSocial, permite conocer la exposición gracias a la visita virtual, con la descripción de las obras históricas en que se ha basado el proyecto expositivo y un catálogo digital.

Además, hay disponibles contenidos didácticos para reforzar el carácter divulgativo de la muestra. También hay abierto un blog destinado al público en general, pero muy especialmente al público escolar y familiar, que incluye recomendaciones para antes y después de la visita, y que es actualizado a su paso por las distintas ciudades que visita la muestra.

FuenteP. B. 
Compartir