El partido del año

La Segoviana se medirá a un rival ‘europeo’ en la cuarta ronda de la Copa del Rey siempre que consiga doblegar a la Ponferradina en La Albuera.

Puede que a a algunos aficionados no les termine de hacer ilusión, puede que se mire la clasificación en la liga, y se piense que gastar energías en la Copa del Rey es desperdiciarlas para otras ‘guerras’ más importantes, como la de salvar la categoría, pero lo cierto es que, a partir de las ocho y cuarto de la tarde, la Gimnástica Segoviana disputará ante la Ponferradina el partido más importante del año, más incluso que el que jugó frente al Atlético Malagueño.

La cuestión es bien sencilla. De lograr la victoria ante la Ponferradina, un rival durísimo pero que al igual que la Segoviana, no pasa por su mejor momento, el club azulgrana se verá emparejado en el sorteo de dieciseisavos de final de la Copa del Rey frente a un equipo de Primera División que disputa competiciones europeas, algo que redundará de manera más que efectiva en las arcas del club, siempre necesitado de ingresos.

Ese será el premio, pero antes hay que trabajárselo, por lo menos tanto como el equipo de Abraham García se tuvo que ‘currar’ la victoria frente al Pontevedra y la remontada ante el Marbella, en los dos únicos triunfos de la Segoviana en la temporada, que le han llevado a disputar una tercera ronda del torneo del K.O. en el que el rival no es un cualquiera.

La Sociedad Deportiva Ponferradina es uno de los conjuntos que tiene el claro objetivo de recuperar la categoría perdida en la pasada campaña, pero no está iniciando de la mejor manera la temporada, con tan solo una victoria y dos empates en la competición doméstica. Pese a ello, la entidad del conjunto berciano está fuera de toda duda, y una vez llegados a la antesala de jugar ante un conjunto de Primera División, ningún equipo va a pensar más en la Liga que en la Copa.

La Segoviana intenta recuperar a marchas forzadas a sus jugadores lesionados. Tanto es así que Abraham señaló en la rueda de prensa anterior al encuentro que esperaba contar con todos los jugadores, salvo con el lesionado Facundo, “porque confío en que hasta los futbolistas que estaban renqueantes el domingo puedan ayudarnos, ya que el partido es uno de los más bonitos que tenemos por delante”.

Después de la fuerte derrota en Toledo, “la mayor de toda mi carrera”, reconoció el técnico, toca recomponerse. Y, para ello, nada mejor que jugar una competición distinta como la Copa, con una gran motivación tanto para el club como para el propio entrenador, “porque se trata de uno de los partidos más especiales de nuestras vidas”.

Es evidente que la Segoviana no llegará físicamente a tope para este encuentro, pero la Ponferradina tampoco, y Abraham no quiso entrar a valorar el estado de forma del rival, “porque estamos como para hablar del contrario”. Sí es cierto que el cuadro berciano no ha empezado bien, “pero en el fútbol se pasa con muchísima facilidad del blanco al negro, y este inicio no quiere decir gran cosa”.

Pablo, guardameta de la Segoviana que venía siendo titular en la Copa, y que tras la lesión de Facundo será quien (salvo lesión de última hora) ocupe la portería azulgrana, no dudó en afirmar que “este partido es una oportunidad histórica tanto para el club como para los jugadores, que queremos resarcirnos de todo lo que nos está pasando después de todo lo que vivimos con el ascenso. No hemos empezado muy bien, pero tenemos por delante esta oportunidad y no la queremos desaprovechar”.

Además, el portero consideró que el equipo debe acostumbrarse a situaciones nuevas en la Segunda B, “porque estamos acostumbrados a jugar en una categoría en la que dominas los partidos, en la que sabes que, aunque lo pases mal, vas a terminar ganando, y llegas ahora a una categoría en la que pese a dominar no ganas. Pero hay que confiar en este equipo, porque ya ha demostrado lo que es capaz de hacer”.

FuenteJavier Martín 
Compartir