La exigencia de la categoría de bronce

La Gimnástica segoviana ya mira a su rival de la Copa del Rey, el Marbella FC, tras caer en liga en casa del nuevo líder del Grupo I de la Segunda B, el Rápido de Bouzas.

El nivel futbolístico de España ha crecido tanto en las primeras esferas que se ve reflejado en la categoría de bronce, con equipos y jugadores de suma exigencia, donde cualquier error puede ser la cruz para un equipo. Filiales con futbolistas que son formados para jugar en las principales ligas internacionales en un futuro próximo y clubes con solvencia económica para contratar los últimos servicios de las carreras de deportistas que permanecieron numerosas temporadas en Primera -como es el reciente caso del Fuenlabrada con el fichaje de Daniel Alberto ‘Cata’ Díaz- comulgan en la Segunda B.

Por ello, analizar cada fase de los partidos según las circunstancias que se vayan presentado puede ser determinante a la hora de competir acorde a cada situación y para conseguir la llave a la permanencia. Una posición cotizada que Borja Jiménez, entrenador del nuevo líder de la categoría, el Rápido de Bouzas, llegó a fijar su límite -en rueda de prensa- en 45 puntos. La entidad boucensa, pese a ser uno de los recién ascendidos, es el único conjunto que ha sumado la totalidad de los puntos en el Grupo I. A su estela se encuentran planteles como el Atlético de Madrid B, el Celta de Vigo B, la UD San Sebastián de los Reyes, el CDA Navalcarnero o el Racing de Ferrol, que también continúan invictos y copan los primeros puestos de la clasificación.

Tras la derrota en tierras gallegas, la Gimnástica Segoviana se mueve en uno de los puestos de la zona baja -decimoctavo-, con un solo punto, junto a clubes como el Toledo, el Talavera de la Reina, el Adarve, la Ponferradina, el Guijuelo, el Real Valladolid B o el Pontevedra. La competición no ha hecho nada más que comenzar y por delante quedan 35 jornadas.

Por otro lado, el cuadro azulgrana ya mira de frente hacia su cita de la Copa del Rey, que le lleva a desplazarse hasta Marbella para disputar la segunda eliminatoria. Pensando en este compromiso, el técnico Abraham García introdujo cambios en Vigo para dosificar a sus jugadores físicamente y reservó en el inicio a habituales en su esquema como el lateral Álex Alonso o el atacante Fernán Ferreiroa.

FuenteA.M.  SEGOVIA
Compartir