Un incendio obliga a desalojar un edificio en la calle José Zorrilla

La densa humareda provocada por la combustión originada en la cocina de una vivienda hizo necesaria la ventilación de todo el inmueble, por lo que los bomberos procedieron a evacuar a todos los vecinos para evitar la inhalación tóxica

Los vecinos del edificio situado en el número 111 de la calle José Zorrilla vivieron ayer una tarde de incertidumbre y miedo fruto del incendio ocurrido en una vivienda situada en el bajo del inmueble, que les obligó a abandonar sus casas durante casi dos horas hasta que los bomberos concluyeron las labores de extinción y posterior ventilación.

El suceso tuvo lugar a las 17,15 horas, cuando los bomberos recibieron el aviso de un posible fuego en la vivienda situada en el bajo B del citado edificio, originado en la cocina de la casa por causas que aún no han sido determinadas. La rapidez de las llamas y la fuerte humareda originada por la combustión sembró la lógica alarma entre los vecinos, y hasta el lugar de los hechos se desplazaron dos dotaciones del cuerpo de bomberos, así como efectivos de Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía.

Con celeridad, los bomberos procedieron a sofocar las llamas en la cocina de la casa, que quedó prácticamente inservible por la acción del fuego, así como a la ventilación de todo el inmueble con el empleo de ventiladores para disipar el humo originado por el siniestro.

En la calle, la Policía Local procedió a acordonar la zona y a cortar el tráfico de acceso a José Zorrilla para facilitar la acción de los servicios contra incendios, apoyados por la Policía Nacional en labores de seguridad.

En la vivienda siniestrada vivía un joven matrimonio de origen búlgaro con dos niños de corta edad, que se encontraban en la casa en el momento del suceso, aunque por fortuna no hubo que lamentar ningún herido ni fue necesaria atención médica para ninguno de los vecinos.

Poco más de una hora después de la intervención de los bomberos, los vecinos pudieron regresar a sus casas a excepción de la familia de la vivienda siniestrada, a quien los bomberos aconsejaron no regresar en un par de días hasta que las emanaciones de humo y los olores quedaran finalmente extinguidos; y que fueron acogidos por familiares.

FuenteM.Galindo 
Compartir