“El cuarto encierro fue lento y poco vistoso”

Según la información facilitada en su web por la Asociación Encierros de Cuéllarla salida desde los corrales fue rápida con el grueso de la manada primero, seguida rápidamente de un último toro acompañado de un manso, debido a que ha sido citado por una persona desde dentro de los corrales, afortunadamente sin mayores consecuencias. El traslado por el campo fue llevado correctamente por la dirección de campo con algunos problemas causados por el toro que había salido rezagado, que encabezaba la manada al paso por las Máquinas. Se realizó una parada previa al paso del Túnel, donde a continuación el toro mencionado volvió a dar algunos problemas a los caballistas. En la zona del embudo, cuatro mansos se desmarcaron del resto de la manada, arrastrando al toro problemático, el cual acaba por volverse al final de esta zona. Los mansos no pueden ser sujetados por los caballistas y entran solos al recorrido. De nuevo los bravos, en la bajada, volvieron a dar algunos problemas a la dirección pero son rápidamente reconducidos llegando a talanqueras de manera rápida con algo de retraso. Unos minutos después de la pasada de los cuatro bueyes en solitario, llegó la manada compuesta por cuatro de los bravos en la delantera y los otros dos unos metros después arropados por los mansos. A partir de la zona de la Resina los bravos empiezan a acusar el cansancio descolgándose de la manada y su paso se ralentiza realizando el resto del recorrido al trote, siendo llevados por los mozos a corte limpio hasta la plaza

FuenteEl Adelantado 
Compartir