Preparando exámenes

Las academias de enseñanza de Segovia se llenan durante el verano de nuevos alumnos Los profesionales se quejan del intrusismo laboral que existe en el sector, debido a los profesores particulares

Tras el fin del curso escolar, los alumnos se preparan para afrontar exámenes de recuperaciones, en muchos casos, y buscan una formación extra durante este periodo de vacaciones, que les ayude a aprobar aquello que les ha fallado durante el año. Es aquí donde las academias de enseñanza toman partido, durante estos meses en los que, por lo general, los alumnos aumentan.

Pilar Sánchez, de Academia Integral, cuenta cómo los alumnos acuden, en su mayoría, para clases de refuerzo de cara a los exámenes de recuperación o selectividad. Con la implantación del Plan Bolonia en la educación española, la mayoría de las universidades pasaron a convocar las recuperaciones durante el mes de julio, por lo que los estudiantes universitarios no están entre los alumnos veraniegos de las academias. También

aumentan los que buscan realizar cursos de idiomas, sobre todo en inglés, aprovechando las vacaciones escolares para mejorar o preparar exámenes de certificación para niveles como el B2.

El inglés se ha convertido en una herramienta indispensable para la vida diaria, a la hora de buscar un trabajo, o para sacarse un título universitario, ya que muchas facultades exigen a los alumnos la acreditación de un nivel medio de este idioma (B1 o B2) para obtener el graduado. Asimismo, muchos empleos requieren niveles de idiomas, debido a la expansión internacional de las empresas y a la entrada en el mercado global, por lo que desde hace ya unos años se ha situado como una herramienta clave y una de las prioridades de estudio de los ciudadanos españoles.

Por su parte, Luis Pérez, de la Academia Lope de Vega, afirma que allí no han notado crecimiento entre el número de sus alumnos, siendo este uno de los veranos en que más bajón han percibido, aunque continúan formando a los estudiantes con los que cuentan, para preparación de exámenes próximos.

La convocatoria de oposiciones anunciada durante este verano por parte del Gobierno ha movilizado también a los segovianos para la preparación de estas pruebas, aunque la mayoría de ellos se traslada a academias de ciudades próximas, como Madrid o Valladolid, donde cuentan con más oferta, ya que en Segovia las escuelas dedicadas a este tipo de formación son escasas.

José Antonio Reina, de Reina Formación, cuenta con alumnos preparándose para convocatorias de oposiciones, principalmente para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Actualmente, el grueso de los alumnos está preparando las pruebas para Policía Nacional y en septiembre volverá a abrirse la convocatoria para aquellos del Ejército y Guardia Civil. Reina cuenta cómo muchos segovianos se mueven a otras ciudades como Madrid o Ávila, en busca de grandes academias, que cuenten con un gran porcentaje de aprobados entre sus alumnos, algo que consiguen al contar con centenares de estudiantes, y no con alrededor de diez, como sucede en esta academia segoviana.

INTRUSISMO El primero de los problemas que se plantea en el sector de las academias de formación es el intrusismo laboral por parte de los profesores de clases particulares que imparten enseñanza en sus casas o a domicilio, sin formación previa, como aseguran los profesionales de las academias, y a precios más bajos.

Pilar Sánchez se queja de la falta de preparación y pedagogía de estos profesores, ya que ellos cuentan con títulos certificados que les acreditan para ello, como el de Gestor de la Formación. Por su parte, Luis Pérez, señala cómo estos nuevos profesores comienzan a impartir clases particulares tras acabar la carrera universitaria, probablemente con el objetivo de ganar algo de dinero, pero sin estar correctamente preparados y, además, sin pagar impuestos al Estado por la actividad económica que estos desempeñan.

El precio medio de una clase en una academia regularizada de Segovia, en pequeños grupos y con atención individualizada, es de aproximadamente 7 euros cada hora, viéndose este precio modificado para los profesores particulares, que muchas veces bajan los precios si las clases son el grupo, o los suben si son individuales. Dentro de este colectivo, también siguen siendo mayoritarios los alumnos que buscan apoyo escolar y los de idiomas.

FuenteP. LÓPEZ RINCÓN 
Compartir