Agua embalsada para la SG-20

Las empresas Dragados y Azvi realizan captaciones de los pantanos para las obras de la variante con permiso de la CHD

Un tractor, tirando de una cuba, pasa a escasos metros de donde unos bañistas toman el sol, en el pantano del Pontón. Cuando llega a la orilla, el conductor para el vehículo, baja y enchufa la cuba a una manguera cuyo otro extremo se halla sumergido en el embalse. Acto seguido, empieza a succionar agua. La escena resulta, cuando menos, llamativa. Y frecuente, ya que para esta operación se están utilizando dos cubas, una con 20.000 litros de capacidad y otras de 13.000. “En una sequía como la actual, que se extraiga agua de un pantano para otros fines que no sean el abastecimiento humano no es entendible”, sostiene Ignacio Tapia, sempiterno estudioso del ciclo del agua en la provincia de Segovia.

En efecto, del Pontón, y también de Puente Alta, se está extrayendo agua en cubas. ¿Con qué finalidad? Para el desdoblamiento de la SG-20. La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) reconoció ayer, en un escueto comunicado, que las dos empresas adjudicatarias de la obra tienen sendos permisos para tomar agua, hasta septiembre de 2018. En concreto, Dragados se está abasteciendo del Pontón, y Azvi, de Puente Alta.

A pesar de contar con la autorización pertinente, las mencionadas extracciones no resultan del agrado de la mayoría de quienes contemplan la operación. “Nos vamos a quedar sin agua para beber dentro de cuatro días y de aquí (Pontón) se lo están llevando para una obra; alucinante”, señalaba un habitual paseante por las inmediaciones del pantano. “Lo que yo no acabo de entender es por qué no se toma agua depurada, menos limpia”, agregaba Tapia, quien recordaba que, cuando las obras del AVE, se utilizó esa fórmula para refrigerar las máquinas tuneladoras.

Desde la CHD, ayer se quiso tranquilizar sobre la repercusión de la merma de agua. A su entender, el volumen extraído es “muy poco significativo”, casi “testimonial”, en relación con la capacidad de los dos embalses, “incluso en un año de sequía como éste”, recalca una fuente autorizada del organismo.

Dragados tiene permiso para captar 9.000 metros cúbicos de agua al año del Eresma y Ciguiñuela, pero en los meses de verano, en aras de mantener el caudal ecológico de ambos ríos, se permite que las extracciones se lleven a cabo en el Pontón. Por lo que respecta al embalse de Revenga, las extracciones que puede realizar Azvi son mucho menores, de hasta 1.500 metros cúbicos anuales, con un tope diario de 30.

La CHD informó que ambas empresas, Dragados y Azvi, “pagan el canon correspondiente” por el agua que extraen. Si se cumplen las previsiones, las extracciones se prolongarán durante un año, hasta septiembre de 2018. Como se recordará, cuando Dragados y Azvi firmaron los contratos para el desdoblamiento de la SG-20, se informó que el plazo de ejecución de la obra sería de tres años, siendo la fecha probable de finalización a principios de 2019.

En relación a las mencionadas extracciones de agua no se ha posicionado hasta ahora ninguna institución. Vicente Calle, presidente de la Mancomunidad de la Atalaya, prefirió ayer no hacer declaraciones al respecto, advirtiendo que las empresas implicadas cuentan con los permisos pertinentes. Otros alcaldes de municipios del entorno se manifestaron en el mismo sentido, si bien indicaron que si finalmente hay restricciones de agua, deberían afectar también a este tipo de extracciones para el desdoblamiento de la SG-20.

FuenteGuillermo Herrero  SEGOVIA
Compartir