Un disgusto y unas buenas alegrías

Del enfado de Granollers por la suspensión de su partido, a la alegría de los que pasan ronda.

No todos los tenistas terminaron satisfechos de la jornada, porque el disgusto de Marcel Granollers por no poder terminar su partido ante Garín fue de los gordos, y su intercambio de pareceres con el supervisor de la ATP junto a su hermano Gerard, ya en la carpa donde se ubican los jueces árbitros, se escuchaba a varios metros de distancia.

Pero hubo un buen número de alegrías de jóvenes, como la de Alex de Miñaur, que se mostró satisfecho con su victoria, “aunque he tenido alguna dificultad al acabar el partido pero en general creo que he jugado muy agresivo. Me encanta estar aquí, jugar en España y el Open de El Espinar es un torneo muy organizado. Las pistas y la gente me gustan, así que estoy muy bien aquí”.

Jaume Munar fue el primero de los españoles en pasar de ronda tras una gran victoria frente a un potente sacador como es Albano Olivetti, “ante el que tienes que adaptarte, y estar muy activo para aprovechar el momento en el que tiene baches, como los tienen todos los sacadores. Me he sentido muy bien en la pista, me encanta jugar en España y en pista dura, así que mejores condiciones no puedo tener. Pero queda mucho torneo y hay que avanzar día a día”.

Carlos Taberner reconocía que no sabía cómo había ganado “porque lo único que he hecho simplemente ha sido tratar de competir bien, porque mi rival estaba más adaptado a la pista y yo venía de jugar en tierra. El tercer set ha sido una lotería y afortunadamente cayó de mi lado”.

Por su parte, Rocío de la Torre, tras ganar a Zvonareva, señaló que la rusa era la rival de mayor ránking con la que había jugado, “pero estar aquí jugando con la gente que ya me conoce animándome, y en un torneo en el que siempre hay mucho público me ha ayudado”.

FuenteJ.M. 
Compartir