El Gobierno cierra la central por falta de certidumbre política y discrepancias entre los accionistas

La posición contraria a la reapertura de los grupos de la oposición y las discrepancias de Iberdrola y Endesa, claves de la decisión

La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) echará el cierre definitivo después de que el Gobierno haya acordado no autorizar la solicitud de renovación de autorización de la explotación de la planta, según ha anunciado el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, a una semana de que se cumpliese el plazo para que el Ejecutivo tomase una decisión.

En una rueda de prensa convocada este martes para informar de la decisión del Gobierno sobre el futuro de la planta nuclear burgalesa, la que más años ha operado en España, el ministro ha explicado que la orden ministerial que tiene que emitir el Gobierno al respecto “será la de denegación” de la continuidad de la explotación porque las “circunstancias actuales” no garantizan la suficiente certidumbre, en relación a la oposición de todos los grupos políticos de la oposición a la reapertura y a las discrepancias sobre la solicitud también expresadas por Iberdrola y Endesa.

El ministro ha lamentado la falta de certidumbre y de un “debate sosegado” y considera que Garoña se ha utilizado como un “símbolo de discusión política” y se ha convertido en una “batalla política” con posicionamiento de antemano.

Nadal ha justificado la decisión del Gobierno en un análisis de los “pros y contras”. Así, ha dicho que el tiempo hasta que la central pudiera reabrir, algo que tardaría al menos dos años mientras la planta acometiese todas las obras e inversiones exigidas por el Consejo de Seguridad Nuclear, pasaría en una situación de “incertidumbre” tanto política, ya que la mayoría de la Cámara Baja y de los partidos de la oposición han manifestado su oposición, como entre los accionistas.

FuenteEuropa Press  MADRID
Compartir