Ochando, Paradinas y Balisa, únicos pueblos donde no se puede beber agua del grifo

La situación ha mejorado de forma ostensible en pocos años, pues en 2011 en número era de 20 núcleos, y en 2014 ya había bajado a ocho

Únicamente los habitantes de tres pueblos de la provincia no pueden beber este verano agua del grifo. Se trata de Ochando, Paradinas y Balisa, núcleos pertenecientes al Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva. En total, 154 personas precisan del suministro de agua envasada para uso en boca.

La situación ha mejorado radicalmente en los últimos años. En 2011, al inicio del verano, los vecinos de una veintena de pueblos no podían beber agua del grifo, por sus altos índices de arsénico o, en menor medida, nitratos. Alrededor de 6.000 segovianos estaban afectados.

En 2014, la mejoría era ya ostensible. Ese verano, cinco pueblos superaban los niveles de arsénico permitidos, por lo que su agua era “no apta para el consumo”. Y cuatro pueblos presentaban concentraciones de nitratos más altas de las autorizadas.

Ahora, desde el Servicio Territorial de Sanidad se informa que en la provincia de Segovia “solo hay incumplimientos por arsénico y nitratos”, lo que significa que el resto de parámetros que se analizan están dentro de lo estipulado por el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

Sanidad agrega que cuando se incumple un parámetro, el agua se declara “no apta para el consumo en boca”, aunque se puede utilizar para otros usos, como la higiene personal. Además, se realiza un seguimiento del incumplimiento, tomando muestras, para comprobar si se corrige o empeora.

Para solucionar el problema hay varias alternativas. En los casos de Ochando, Paradinas y Balisa se ha optado por suministrar agua envasada para consumo en boca. La segunda alternativa es la que se está realizando en Aldeanueva del Codonal, cuyo agua tiene un nivel de nitratos superior al permitido. En este caso, se suministra agua para consumo en boca mediante una fuente en la que se ha instalado un sistema de tratamiento para eliminar nitratos. Finalmente, hay otra opción, la que se ha adoptado en Ituero y Lama, también con alto nivel de nitratos. Allí, los vecinos utilizan el agua de una fuente que está conectada a una captación distinta a la que no cumple los parámetros legales. El agua de esa fuente sí es apta para el consumo.

FuenteGuillermo Herrero 
Compartir