El cambio de calderas en colegios abre el debate sobre el uso de recursos de la provincia

Un empresario local insta al Ayuntamiento a tener en cuenta alternativas como el uso del combustible procedente de la masa forestal de Segovia, biomasa, mientras desde la oposición abogan por sistemas sostenibles y fórmulas para contratar con empresas segovianas

Con la que está cayendo hablar de sistemas de calefacción puede parecer una mala broma pero es en verano cuando se acometen las reformas necesarias en los colegios del municipio aprovechando que no es periodo lectivo. El inicio por parte del Ayuntamiento del procedimiento para licitar el mantenimiento y renovación de calderas en tres centros educativos de la ciudad, que pasarán a utilizar gas natural como fuente de energía, ha motivado la reacción del empresario segoviano Juan Antonio Tapia, de Naturpellet, quien la semana pasada publicaba en El Adelantado una carta dirigida a la alcaldesa donde, además de mostrar su sorpresa por la limitación que a su juicio supone optar por instalaciones de gas natural, propone que los técnicos municipales actualicen la información disponible sobre una alternativa local y más sostenible, la biomasa.

Tapia además abre el debate sobre un asunto que en otras ocasiones han señalado las organizaciones empresariales de Segovia y también la portavoz del Grupo Municipal Popular (GMP), Raquel Fernández, la búsqueda de fórmulas para facilitar la participación de empresas locales en los procedimientos de contratación públicos, en este caso del Ayuntamiento.

El empresario de Sanchonuño lo dice bien claro: “el dinero gastado en Segovia genera riqueza en Segovia” y detalla argumentos de peso como que el municipio de Segovia forma parte y encabeza la Comunidad de Ciudad y Tierra a la que da nombre, y que preside Clara Luquero, con una de las mayores masas forestales existentes en la provincia. “El uso y mantenimiento sostenible de esa masa forestal genera empleo e impuestos en nuestra tierra y reduce riesgos de incendios”, apunta Tapia, quien extiende los beneficios en materia de población, fijar o aumentarla en el medio rural, e incluso al ahorro frente a otras fuentes de suministro.

El Adelantado ha querido conocer si el equipo de Gobierno del consistorio segoviano ha barajado la alternativa de la biomasa a la hora de renovar las calderas de tres colegios. Fuentes municipales apuntan a que así ha sido, que los servicios técnicos estudiaron otras alternativas distintas al gas natural pero ha habido razones que, en este momento, lo han desaconsejado. Esos motivos los explicará el concejal de Educación y Juventud, Álvaro Serrano, a lo largo de esta semana, han comentado las mismas fuentes, ya que desde el viernes pasado, cuando se realizó la consulta, el edil ha estado fuera de Segovia, concretamente en el Congreso del PSOE que se ha celebrado en Madrid.

OPOSICIÓN Desde la oposición municipal, el Grupo Popular ha mantenido, y así lo recogía en su programa electoral, la necesidad de buscar fórmulas para facilitar la participación de empresas de Segovia en los procedimientos negociados sin publicidad, que son aquellos en los que el Ayuntamiento invita a un grupo de potenciales licitadores en un sector determinado, bien sea para obras o para servicios.

De hecho, Fernández, en noviembre de 2016, al criticar lo que consideraba “falta de transparencia” del Gobierno municipal socialista en esos procedimientos negociados, propuso abrir el abanico de empresas invitadas porque, además de evitar la opacidad, puede ayudar a fomentar la contratación de empresas segovianas.

Desde IU, su portavoz municipal, Ángel Galindo, considera que en el fondo del debate hay que tener en cuenta la voluntad política de las administraciones a la hora de adoptar determinadas decisiones en materia de energía y medio ambiente. Este concejal considera “interesante” que se estudien sistemas como la biomasa para dotar de calefacción a instalaciones de titularidad municipal, aunque en el caso de los colegios, al tratarse de calderas nuevas, considera que debería haber sido la Junta la encargada de la sustitución.

“La biomasa es positiva, es un avance en relación con los combustibles fósiles porque emite menos CO2 a la atmósfera pero en IU apostamos incluso por un paso más hacia energías limpias como la solar, con la instalación de paneles solares en las cubiertas de los colegios, lo que permitiría el autoconsumo energético”.

En cuanto a las limitaciones para licitar con empresas locales, Galindo reconoce que la normativa en materia de contratación puede colisionar con esa aspiración aunque sí ve viable la introducción en los pliegos de cláusulas sociales —de hecho el pleno aprobó una iniciativa suya en ese sentido aunque no se ha aplicado—. Eso permitiría, por ejemplo, abrir el abanico a empresas segovianas que apuestan por el medio ambiente, por el uso de energías limpias o sostenibles, entre ellas la biomasa, así como otras mejoras sociales en materia de empleo o de igualdad. “Eso no significa que tenga que ser más caro para el Ayuntamiento porque al dejar de lado la dependencia de los combustibles fósiles, a la larga hay un beneficio económico”, afirma.

La corporación, por unanimidad, aprobó en enero del año pasado una moción de UPyD Centrados en Segovia, para realizar la certificación de la eficiencia energética de cada uno de los edificios municipales obligados por normativa. Esa moción incluía una propuesta para que, a la vista de los resultados obtenidos, se establezca un plan director para realizar los proyectos necesarios.

En el debate de esa moción todos los grupos estuvieron de acuerdo en un uso racional de la energía en los edificios municipales, limitando el consumo lo máximo posible y que una parte proceda de fuentes de energía renovable. Precisamente, el concejal del Partido Popular, Juan Antonio Miranda, advirtió ya de la necesidad de trabajar sin demora en el aislamiento y, por ejemplo, en calderas más eficientes para algunos colegios donde se han quedado obsoletas las instalaciones. El Grupo Popular ha insistido también en alguna ocasión en que se estudie la posibilidad de incorporar la biomasa como fuente energética sostenible.

FuenteGonzalo Ayuso  SEGOVIA
Compartir