Cambio de Naturpellet

Ángel Zamora deja el Cuéllar después de dos años brillantes en el banquillo, y pasa a convertirse en el segundo entrenador del Segovia Futsal a las órdenes de Diego Gacimartín

Es Ángel Zamora un entrenador que siempre ha preferido ir paso a paso antes de llegar lejos demasiado pronto. El técnico segoviano de Fuentepelayo comenzó entrenando al equipo de su pueblo, dirigiendo en su momento al equipo juvenil del Caja Segovia, pasando después a integrarse en la estructura del Segosala, donde compitió con el conjunto femenino, para incorporarse posteriormente por el Naturpellet Cuéllar de Segunda B, club en el que ha firmado dos años impecables, elevando al equipo cuellarano al nivel de referencia deportiva en una categoría complicada como es la Segunda B, en la que ha llegado a pelear incluso por el título de Liga.

El entrenador anunció su marcha en la jornada de ayer, agradecido por haber militado durante dos temporadas en el club “de una localidad en la que el fútbol sala lo es todo, que sigue muy de cerca a su equipo, y con un grupo de jugadores que, a pesar de haber tenido que trabajar duro para salvar la categoría en años atrás, siempre eran una referencia”.

Los inicios en un sitio nuevo nunca son sencillos, “y yo llegaba a Cuéllar un poco sobre aviso, porque me habían dicho que el plantel no tenía demasiada continuidad en su compromiso, y que ganaba los partidos más por carácter que por juego”, reconoce el técnico, que sin embargo se encontró con un grupo de jugadores “que entendieron perfectamente que, si no asistían a los entrenamientos, no iban a jugar. Pusimos unas pautas básicas, y en cuanto se dieron cuenta de que desde el cuerpo técnico las cumplíamos, se pusieron las pilas”.

Bastó con que el vestuario subiera su compromiso para que la calidad comenzara a brotar, “y así fuimos encadenando triunfos, enganchando aún más la gente. El equipo puso carácter, porque lo tiene y es una de sus virtudes, pero a esa cualidad también la sumamos el juego, y de esa manera los resultados no tardaron en llegar”.

Resultados que avalan Así se entiende que el Naturpellet Cuéllar lograra el subcampeonato liguero en la campaña 15/16, “y lo hicimos con muchas jornadas de antelación”, mientras que en la presente campaña llegó a encadenar quince encuentros consecutivos sin conocer la derrota, un hecho más que destacable si se tiene en cuenta que la liga tenía 26 jornadas. Fue una pena que en la recta final de la competición solo se sumara un punto de los últimos doce posibles, “porque se me queda la espinita de haber podido estar más cerca del título”, señala Zamora, que sin embargo muestra su satisfacción por haber clasificado de nuevo al equipo para la Copa del Rey por segundo año consecutivo.

Para el entrenador ha llegado el momento de cambiar de aires, y así no aceptó la oferta de renovación del Naturpellet Cuéllar, puesto que se integrará en el cuerpo técnico del Naturpellet Segovia de la Primera División, como segundo entrenador a las órdenes de Diego Gacimartín, “con el que nunca he compartido banquillo, aunque los dos estuvimos juntos en el Segosala”. Gacimartín ya intentó en su momento que Zamora fuera su ayudante en la época en la que entrenaba al FS Valverde, “pero consideré que era demasiado joven para dirigir a un grupo como el de Valverde” afirma Ángel, que optó por quedarse en el juvenil del Caja. Ahora, con un mayor bagaje y más experiencia, aspira a poder “ayudar en lo que pueda” a un equipo que suma un efectivo más en la intención de mantenerse en la máxima categoría del sala nacional.

FuenteJ.M.  SEGOVIA
Compartir