Recetas con recuerdos

Lara Carrasco-Muñoz relata en su primera novela, ‘Una pizca de amor’, el diario de su familia a lo largo de cuatro generaciones, salpicado con fórmulas de cocina de su abuela Mariana

Polifacética. Posiblemente sea la palabra que mejor defina a Lara Carrasco-Muñoz. Ella habla de su vida y parece estar relatando una película de acción, sin un minuto de sosiego. Cuesta atraparla.

Nacida en Madrid, se recuerda como una niña hiperactiva, que ya entonces “vivía corriendo”. La gustaba el atletismo, y aunque ahí tenía futuro, cuando en la adolescencia tuvo que elegir, prefirió las pistas de baile de las discotecas a las pistas deportivas. Luego, pareció asentar la cabeza, estudiando Derecho, pero no… Trabajó de azafata, en Iberia; en la organización del Hay Festival de Segovia; y últimamente, después de que la corrupción se cruzara en su camino, se dedicar a luchar contra ella, desde una organización sin ánimo de lucro, impulsada por ella misma, denominada ‘Corruptil’.

Ahora, en otro de salto de equilibrista, Carrasco-Muñoz acaba de publicar su primer libro, una novela titulada ‘Una pizca de amor. El ingrediente secreto’, en la que Segovia está omnipresente.

“Por mis raíces familiares y los años que he residido en Segovia, me consideró segoviana de adopción”, explica. Su abuela paterna, Mariana de la Torre, fue coleccionando a lo largo de su vida recetas de cocina, transmitidas después a sus descendientes, quienes seguían puntualmente las instrucciones de la matriarca a la hora de elaborar los menús de las concurridas reuniones familiares. Carrasco-Muñoz accedió a ese recetario gracias a su tía Rosa, a la que se siente eternamente agradecida por el impagable regalo. “Fui asociando cada una de esas viejas fórmulas a un momento de mi vida, y decidí entonces recopilar las historias que yo vinculaba a cada plato, para que las conocieran mis hijos”, señala la autora de esta peculiar obra, cuyos 32 capítulos comienzan, invariablemente, explicando una receta. Todas son tradicionales, y sencillas. Hay cocido, pollo en pepitoria, croquetas, salmón marinado, flan de espárragos o arroz con leche a la crema, por citar algunas. “Son una auténtica delicia”, insiste.

El mayor descubrimiento realizado por Carrasco-Muñoz durante el proceso de redacción de su novela fue el de la existencia de lo que ella denominada “el ingrediente secreto” utilizado por su abuela Mariana, cuyas propiedades eran cuasi mágicas, transportando a los comensales a algún acontecimiento histórico . “Siempre que sucedía una noticia importante, alguno de mi familia estaba allí”, asegura. Ella misma se pone como ejemplo, pues en su personal curriculum vitae aparece un naufragio, un accidente de avión… y hasta un vínculo con el revolucionario Ché Guevara.

Carrasco-Muñoz evita dar más detalles de esas hazañas suyas, para que el lector se vaya sorprendiendo a medida que pase páginas del libro. Aunque comprende que varios de los capítulos que narra “pueden parecer invenciones”, asegura que “mi familia ha sido testigo directo de algunos de los hechos que cambiaron el curso de la historia de España”.

Más allá de su libro, cuyo primer capítulo puede descargarse de forma gratuita en la web www.laracarrasco.es, la novel escritora sigue empeñada en combatir la corrupción desde ‘Corruptil’. “La historia de esta ‘liga anticorrupta’ es muy bonita, y de ella también escribo en la novela, como no podía ser de otra manera”, avisa, consciente de ahora tiene mucho trabajo en ese flanco.

FuenteGuillermo Herrero 
Compartir