Los ecologistas piden mantener el Refugio Regional de Fauna

Consideran que la supresión de esta figura, “pretende levantar la prohibición de cazar precisamente para cazar en la zona donde hoy no se puede”

Diversos colectivos ecologistas —en concreto, Ecologistas en Acción y la asociación Centaurea— han presentado alegaciones a la supresión del Refugio Regional de Fauna de El Espinar, un espacio que fue creado como “refugio de caza con finalidad zoológica (…), no cinegético”, mediante Resolución del 9 de noviembre de 1972 del ICONA, pero que ahora se quiere eliminar, según un proyecto de decreto, que ha estado a información pública durante el pasado mes de marzo.

Aunque la Junta de Castilla y León entiende que su intención de dejar sin efecto la declaración de Refugio Regional de Fauna de El Espinar se debe a que “existen otras figuras que garantizan la conservación integral de la biodiversidad”, en referencia a los planes de ordenación de los recursos naturales (PORN) del Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama y Parque Nacional Sierra de Guadarrama, los ecologistas aseguran que “la primera consecuencia” de la supresión del Refugio Regional de Fauna de El Espinar, que es monte público, sería que “en la zona que no está dentro del Parque Nacional, sino solo en el Parque Natural, el terreno actualmente considerado como no cinegético pasará a ser considerado cinegético”.

“No nos engañemos —dicen los ecologistas—, se pretende levantar la prohibición de cazar precisamente para cazar en la zona hoy prohibida, para dar gusto al Ayuntamiento de El Espinar y al grupo de presión de los cazadores, quienes ya han solicitado anteriormente la supresión del Refugio Nacional de Fauna”.

En ese sentido, Ecologistas en Acción y Centaurea intuyen que, si finalmente se suprime el Refugio Regional de Fauna, “se constituirá un coto de caza, a petición del Ayuntamiento, titular de los terrenos”.

Para los ecologistas, “es evidente” que la introducción de la caza en este terreno, ahora restringido, afectará al águila imperial ibérica, a la cigüeña negra y a otras especies de aves catalogadas como amenazadas, como el buitre negro. Todas ellas crían en esta zona. Y además —añaden— se verían perjudicadas otras especies de mamíferos, algunos de ellos estrictamente protegidos al sur del río Duero, como el lobo.

especies amenazadas El águila imperial ibérica se incluye en el Libro Rojo de las Aves de España, en la categoría de ‘En peligro’ y aparece como ‘En peligro de extinción’ en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. A nivel europeo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la cataloga como ‘vulnerable’. Además, está amparada por la Estrategia para la Conservación del Águila Imperial Ibérica.

La cigüeña negra aparece también como clasificada ‘En peligro de extinción’ en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

El buitre negro se incluye en el Libro Rojo de las Aves de España en la categoría de ‘vulnerable’ y aparece también calificado como ‘vulnerable’ en el Listado de Especies Silvestres de Régimen de Protección Especial del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

conservación o caza Los ecologistas entienden que la compatibilización del ejercicio de la caza con la conservación de las especies protegidas no es sino una cesión a los usos tradicionales donde existían, “pero en la Reserva Regional de Fauna de El Espinar esos usos no existían previamente, pues fueron extinguidos desde el año 1972 precisamente para proteger lo que ahora se pretende desproteger”.

Por último, Ecologistas en Acción y Centaurea dicen en las alegaciones que han dirigido a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta que si para la creación de la figura de un Refugio Regional de Fauna se exige una memoria justificativa, también debería realizarse una memoria del impacto y una valoración de las repercusiones que tendría la supresión de tal figura.

FuenteGuillermo Herrero 
Compartir