Redes sociales, alarma social

En las últimas semanas se han sucedido denuncias sobre intentos de secuestros a menores en distintos puntos de la capital y la provincia, que están siendo analizados

La Guardia Civil y la Policía Nacional trabajan estos días en casos de intentos de secuestro denunciados por padres de niños en edad escolar. El 23 de marzo fue la madre de un menor la que interpuso una denuncia al relatarle su hijo de 10 años que un hombre le había ofrecido dinero por subirse al coche, hechos que habrían ocurrido el día 17 en una calle de Valverde del Majano.

Esta semana, los padres de un colegio de La Albuera también se han intercambiado mensajes alertando del intento de secuestro de un escolar. Pero no se ha formulado denuncia todavía.

Igualmente esta semana ha sido la madre de otra niña de Espirdo la que ha presentado denuncia similar en la Guardia Civil indicando que un individuo había intentado raptar a la pequeña en el trayecto entre la parada del autobús y su domicilio. A tenor de este suceso, el colegio público de Torrecaballeros —en el que la pequeña está matriculada— envió ayer un escrito a los padres de alumnos en los que señalaba: “Ante la presencia por la zona de desconocidos que piden a los niños que monten en su vehículo por cualquier motivo, ofreciéndoles dinero o cualquier otro reclamo, les rogamos que estén atentos a esta situación y tomen las medidas que estimen necesarias”.

El mensaje, procedente de la Dirección del centro docente, se produjo después de que los grupos de wasap de los padres difundieran la alarma. También lo hizo alguna madre en redes sociales como Facebook, multiplicando la alerta, y donde los escritos de condena son múltiples.

Desde la Subdelegación del Gobierno ni confirman ni desmienten los hechos. “Existen las denuncias y la Guardia Civil está trabajando e investigando, a la vez que se presta especial vigilancia en los entornos escolares”, asegura su titular, Pilar Sanz. De hecho, los agentes han tomado declaración a los pequeños y a sus progenitores. También se están llevando a cabo charlas informativas en los centros escolares para advertir a los pequeños y a sus padres. Precisamente el colegio de Torrecaballeros acogió una el mismo día en que la pequeña informó a sus padres del suceso por el que un hombre le había ofrecido dinero para subir al coche.

Estos hechos tienen antecedentes similares años atrás, cuando se difundieron alertas sobre hechos parecidos en el centro comercial Eroski de Segovia. Nunca se aseguró si fue verdad. Tan solo hace unos meses ocurrió algo parecido en Cantalejo. Una niña aseguró a su madre que había sido raptada. Entonces se demostró que nunca había acontecido. Era el día de entrega de las notas. Las redes sociales hicieron llegar a toda la comarca el imaginario secuestro, pero el desmentido apenas se difundió.

La Guardia Civil de Segovia asegura que es conveniente “alertar, pero no crear alarma social”. La diferencia es una delgada línea fácil de atravesar. “Colonias que te duermen, secuestradores de niños, golosinas con drogas, frutas infectadas de VIH… los grupos de Whatsapp desbancan como potentes altavoces a las redes sociales y a los medios de comunicación tradicionales difundiendo alarmas”. A veces empujan incluso a emitir comunicados oficiales que, por intentar prevenir, atemorizan a la población. “Ello no quiere decir que los casos denunciados no sean ciertos, hasta que no termine la investigación”, matizan.

FuenteF. D. 
Compartir