Los vecinos planean acciones contra la planta de compostaje proyectada

Insisten que en su construcción “amenaza la salud de las personas y el medio ambiente de la comarca”

La Plataforma ‘Aldeanueva contra la planta de residuos’ celebró el sábado una asamblea, en la que los participantes acordaron las próximas actuaciones que llevarán a cabo con el único objetivo de “detener un proyecto que amenaza la salud de las personas y el medio ambiente de la comarca”.

Los asistentes insistieron en la necesidad de movilizar a los vecinos de los pueblos afectados y se comprometieron a redoblar los esfuerzos para dar información a las muchas personas que todavía no conocen el alcance del proyecto, algo que no resulta extraño por la “falta de transparencia que rodeó su aprobación”.

Vecinos de Aldeanueva del Codonal aprovecharon la jornada de la asamblea para extender una pancarta de grandes dimensiones en la ribera del río Voltoya, a escasos metros del lugar donde se pretende instalar la planta de residuos, exigiendo con ello atención a las administraciones públicas, para que no se lleve a cabo el proyecto en el lugar elegido.

Como se recordará, los habitantes de esta pequeña localidad llevan varias semanas denunciando la construcción de una planta de compostaje al lado del río Voltoya. De acuerdo a sus explicaciones, la instalación se sitúa a unos 400 metros en línea recta de la ermita de Nuestra Señora del Pinarejo y de la zona de esparcimiento que hay en el pinar cercano. Ya han abierto una iniciativa de recogida de firmas en change.org.

Entre las principales razones por las que el pueblo se opone a la planta está el temor a la creación de un foco de malos olores, lixiviados y contaminación aérea, “que afectará negativamente a un bello paraje de descanso y esparcimiento”. Los vecinos afirman que el proyecto perjudicará el asentamiento de nuevos pobladores. Además, aseguran que “incumple con la normativa legal de construcción de industria en terreno agropecuario, cuando debería ser un terreno industrial” y añaden que “no hay total seguridad de que no se produzca una inundación y desbordamiento de la materia que se va a compostar y que se va a verter”. También alertan de la posible contaminación de los acuíferos en un radio de 40 kilómetros a la redonda, y de la ausencia de carreteras destinadas al tránsito de carga de camiones de alto tonelaje.

Por todas esas razones, los vecinos han pedido al delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, que “no permita esta barbaridad” y que paralice la realización de la misma.

La “inoportunidad” de esta edificación ha conseguido poner de acuerdo a la corporación municipal, integrada por PP, Unidos Podemos-Equo-IU, PSOE, y colectivos de la Red de Asociaciones Ambientalistas de Segovia, como Terractua.

En otro orden, el PSOE también ha llevado las quejas de los vecinos a las Cortes regionale

FuenteEl Adelantado 
Compartir