La primera final de nueve

El Viveros Herol viaja a Covadonga para medirse a un rival que no quiere bajarse del play off.

Nueve finales le restan al Viveros Herol Nava para saber si la próxima temporada puede seguir codeándose con los equipos que se sitúan en la antesala de la máxima categoría del balonmano nacional, o si bien le toca penar sus pecados un año (o más…) en la Primera Estatal.

De momento, las cuentas están echadas, y el cálculo de la permanencia sale con cinco victorias de estos nueve partidos. Como quiera que el tema de las matemáticas se suele llevar mal con el deporte, el equipo de Óscar Perales apuesta por ser competitivo en todos los encuentros, porque solo de esa manera podrá llegar a los finales de los partidos con opciones de conseguir los dos puntos. Es lo que le está sucediendo en los encuentros de casa, incluido el del pasado fin de semana en el que se le subió tanto a las barbas al Teucro que el conjunto gallego acabó celebrando la victoria por tan solo un gol como una de las más importantes de la temporada.

Pero, tristemente, también le está sucediendo al nava, pero al revés, en los partidos de fuera. En toda la segunda vuelta no ha logrado aún ser competitivo, perdiendo con tanta claridad como justicia frente a todos sus rivales. Esa es la asignatura pendiente, que el Viveros Herol quiere comenzar a aprobar en la tarde/noche de hoy, en el pabellón Braulio García de Covadonga, donde le espera un rival que se está jugando sus opciones de play off, del que se ha quedado un tanto descolgado tras su última derrota en Torrelavega.

El equipo asturiano ha perdido algo de potencial con la baja de larga duración de Víctor Álvarez, que sufrió una rotura del cruzado, aunque ello no quiere decir que no continúe siendo un gran conjunto, con una portería extraordinaria de la mano de Jorge Martínez, que en el partido de ida elevó tanto su porcentaje de paradas que él solo dejó al Nava sin opciones de victoria, más la aportación de un pivote de gran calidad como es Carlos Prendes, que estará ayudado por la última incorporación del conjunto gijonés en el mercado de invierno, el pivote Ángel Baraja, que se marchó por decisión propia del Puente Genil de Liga Asobal y hermano de Miguel Baraja, quien está ocupando ahora la posición de central que dejó su compañero lesionado.

Semana itinerante En el conjunto segoviano, la semana de entrenamientos ha comenzado a ser la normal en los meses de invierno, con el equipo viajando de pabellón en pabellón, ora en Carbonero El Mayor, ora en la localidad vallisoletana de Rondilla, ayer en Nava… buscando preparar un encuentro que tiene una gran importancia, toda vez que el Amenábar Zarautz tiene un punto menos que los naveros, ocupando la tercera plaza de descenso por el momento, y tiene que rendir visita a la cancha del Teucro, de donde se supone que se marchará de vacío, como también se espera que lo haga el Cajasur de su enfrentamiento con el Barcelona B. Todo lo que signifique que los dos directos rivales del Nava por la permanencia logren sumar en esta jornada será una muy mala noticia para los intereses del conjunto segoviano.

Las claves para sumar en Covadonga son las mismas que en encuentros anteriores, concentración durante los sesenta minutos, defensa intensa sin altibajos, y control de las pérdidas de posesión para evitar los contragolpes del rival. Pero en esta ocasión también habrá que tener en cuenta otro factor, como es el de la portería. Teniendo en cuenta la calidad y los reflejos que atesora el guardameta del Covadonga, si el Viveros Herol se estrella de nuevo contra Jorge Martínez como sucedió en la ida, no habrá nada que hacer, por más que en la otra portería tanto Samuel como Miranda (si llega a jugar después de superar sus problemas de tobillo) estén a su nivel.

No cabe duda que el equipo de Nava de la Asunción ha superado la peor parte del calendario, pero de poco servirá si ante los rivales menos cualificados tampoco se logra puntuar. El equipo de Óscar Perales se aferra a sus buenos encuentros en casa, pero la permanencia también ha de pasar por sumar algún punto lejos del frontón municipal. Y si los dos primeros han de ganarse en Covadonga, conjunto que la temporada pasada se le dio de cine a los naveros, que ganaron los tres encuentros que disputaron, mucho mejor. Pero hay que mostrar la mejor versión, que es precisamente la que no se está enseñando lejos de Nava de la Asunción.

FuenteJavier Martín  SEGOVIA
Compartir