Condenado un hombre por conducción temeraria en la A-1 por Boceguillas

El conductor ha sido condenado a 20 meses de prisión y a 26 meses de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

El conductor de un vehículo, un hombre de 39 años de edad, que fue interceptado por la Guardia Civil en la A-1 por circular con una tasa superior al triple de la permitida y que circulaba en sentido hacia Madrid por los carriles del sentido hacia Irún ha sido condenado a 20 meses de prisión y a 26 meses de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

Según informa la Subdelegación del Gobierno, el hecho ocurrió el pasado 10 de diciembre y los guardias civiles realizaron un desvío provisional de la circulación de los vehículos que circulaban sentido Burgos hacia la salida 115 (travesía de la N-I a su paso por la localidad de Boceguillas) con el fin de evitar siniestros viales, al tiempo que establecieron un dispositivo para interceptar el vehículo que circulaba en sentido contrario.

Otra patrulla de guardias civiles circuló durante varios kilómetros de forma paralela al vehículo por la calzada del sentido hacia Madrid, haciendo uso de la señalización especial del vehículo oficial para que el conductor detuviese su marcha, pero no respetó estas órdenes.

Finalmente, tras ser interceptado el vehículo y reconducido a un paso de mediana existente en el lugar, el conductor se vio obligado a aminorar ostensiblemente la velocidad. Los guardias civiles abrieron la puerta del vehículo y consiguieron detener su marcha y eliminar así el peligro, restableciéndose la circulación con normalidad.

Tras someter al conductor a la prueba de detección alcohólica, éste arrojó una tasa de alcohol en aire espirado superior al triple de la máxima permitida al tratarse de un conductor novel.

Por estos hechos, los guardias civiles procedieron a la investigación del conductor del vehículo por sendos delitos contra la seguridad vial, uno por conducción de un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y el otro de conducción manifiestamente temeraria, habiendo puesto en peligro la vida de aquellos otros conductores con los que previamente se había cruzado en su circulación irregular antes de ser interceptado, según los arts. 379.2 y 381 respectivamente del Código Penal.

El conductor ha sido condenado a la pena de 20 meses de prisión y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el tiempo de 26 meses.

FuenteEl Adelantado 
Compartir