Segovia en las novelas de la tele

Dos personajes de la serie de sobremesa ‘Amar es para siempre’ de Antena 3 son segovianas, Henar y Fuen, mientras que en ‘Acacias 38’, en la Primera de TVE, el diario de referencia se llama ‘El Adelantado’

Segovia hasta en la sopa. O casi, porque si bien los espectadores de la provincia se quejan amargamente en redes sociales de la mala costumbre de reporteros de informativos y programas televisivos que se apropian indebidamente de Guadarrama, denominándola “la Sierra de Madrid”, en la sobremesa de dos de las cadenas con más audiencia, la 1 de Televisión Española y Antena 3, las referencias segovianas están siendo constantes. Dos personajes, ambas mujeres, de la novela ‘Amar es para siempre’

—heredera de ‘Amor en tiempos revueltos’, que durante siete años (de 2005 a 2012) mantuvo pegados a las pantallas a miles de españoles en la primera cadena de la televisión pública estatal—, son segovianas y para que no quede ninguna duda tienen nombre de dos de las vírgenes con más devoción en la provincia, la del Henar y la de la Fuencisla.

El personaje de Henar Pacheco (interpretado por Mariam Hernández) es una chica curiosa y rebelde, nacida cuando ya había pasado lo peor de la postguerra y adelantada a su tiempo. Es una yeyé sin edulcorar (la serie, que comenzó con la Guerra Civil, ha llegado a mediados de los años sesenta), según los guionistas de esta serie que ha superado ya los mil capítulos solo en Antena 3, donde comenzó a emitirse en enero de 2013.

Fuencisla Bravo —ojo al apellido—, la tía, que se ha incorporado en la última temporada al folletín televisivo, es hermana de la difunta madre de Henar. Nacida en Casla, se mudó a Turégano cuando murió su hermana para ocuparse de la pequeña Henar, a la que ha criado como si fuera su propia hija. Este personaje, interpretado por la gran Lola Casamayor, es una mujer muy segura de sí misma y tiende a impartir órdenes a diestro y siniestro, organizándole la vida a todo el que le rodea. De joven, la belleza de Fuen llamaba la atención hasta el punto de que en la comarca se la conocía como “la siete veces guapa”.

De época también, pero unas décadas anterior, es el culebrón ‘Acacias 38’, que compite con la anterior en la sobremesa y que nos traslada cada tarde a principios del siglo XX para contar la historia de un grupo de criadas y las familias burguesas para las que trabajan. Una historia de ricos y pobres que refleja la confluencia de dos mundos en un único espacio, en un portal: Acacias 38, en una ciudad sin identificar que hasta podría ser Segovia, aunque ni el barrio burgués en el que transcurre, ni las iglesias y paisajes por los que se mueven los personajes se le parecen. La única coincidencia es el diario de referencia, ‘El Adelantado’, que cada cierto tiempo cobra protagonismo por las noticias que publica relacionadas con los protagonistas de esta serie con aire galdosiano.

FuenteGonzalo Ayuso 
Compartir